Alarde de intolerancia

Tensión en Fuenterrabía por el desfile de la compañía mixta en el Alarde

  • Cientos de personas reciben con silbatos y muestras de rechazo a los que defienden la participación femenina en la fiesta

Partidarias del alarde tradicional, en el que sólo desfilan hombres, muestran su rechazo al paso del desfile de la compañía mixta Jaizkibel, ayer en Hondarribia. Partidarias del alarde tradicional, en el que sólo desfilan hombres, muestran su rechazo al paso del desfile de la compañía mixta Jaizkibel, ayer en Hondarribia.

Partidarias del alarde tradicional, en el que sólo desfilan hombres, muestran su rechazo al paso del desfile de la compañía mixta Jaizkibel, ayer en Hondarribia. / Javier Etxezarreta / EFE (Hondarribia)

La compañía mixta Jaizkibel volvió a desfilar este sábado por las calles de Fuenterrabía (Guipúzcoa) en un ambiente de gran tensión, entre plásticos negros, pancartas y el sonido de silbatos con el que los partidarios del Alarde tradicional mostraron su rechazo a la participación de la mujer como soldado.

Jaizkibel partió sobre las 8.10 desde la plaza Gernikako Arbola y subió la calle Mayor, el punto más conflictivo del Alarde, donde cientos de personas, mayoritariamente mujeres, llevaban horas cogiendo sitio para contemplar el Alarde tradicional, en el que las féminas desfilan únicamente como cantineras.

Estas mujeres expresaron  su rechazo al paso de la compañía mixta exhibiendo plásticos negros y pancartas con el lema Betiko Alardea (El alarde de siempre), al tiempo que hacían sonar con estruendo los silbatos.

En un clima de tensión, escoltadas por un nutrido contingente de agentes de la Ertzaintza, Jaizkibel completó el recorrido hasta la plaza de Armas y posteriormente volvió a bajar por la calle mayor para continuar el desfile por las calles de Fuenterrabía.

La compañía mixta recibió el respaldo del diputado de Cultura, Turismo y Deportes de Gipuzkoa, Denis Itxaso, quien esta semana había hecho un llamamiento para que el público hondarribiarra no mostrara pancartas y plásticos negros al paso de Jaizkibel, una petición que no fue atendida.

También respaldó a Jaizkibel con su presencia la directora del Instituto Vasco de la Mujer-Emakunde, Izaskun Landaida, y la adjunta al Ararteko, Julia Hernández Valles.

Asimismo, acudió a Fuenterrabía una delegación de EH Bildu, con la parlamentaria Maddalen Iriarte y el candidato a diputado general de Gipuzkoa, Juan Karlos Izagirre, a la cabeza.

La compañía mixta recibidó también el apoyo de Podemos, que envió a la localidad costera a su parlamentaria Eukene Arana y a la juntera guipuzcoana María Valiente.

Una vez que Jaizkibel abandonó la Parte Vieja de la localidad, el público retiró las pancartas y plásticos negros y se mantuvo en las aceras hasta que, al filo de las 9.00 horas, comenzó el Alarde de Fuenterrabía, en el que desfilaron cerca de 5.000 personas en 20 compañías, cada una con su cantinera, para cumplir el voto a la Virgen de Guadalupe por su ayuda en el sitio de las tropas francesas a la ciudad en 1638.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios