Día Mundial de la Prevención del Suicidio

Alba Ruipez, superviviente de dos intentos de suicidio: "Solté la mano a la tristeza que antes me agarraba"

  • Es una de las de las 20 personas que cada día en España intenta quitarse la vida. En su caso, fue "determinante" contarle a su madre y a su hermana su intento de suicidio. "Yo seguía triste pero tenía algo a lo que agarrarme, a mi familia" y es rotunda al afirmar que "desde el momento en que empecé a hablar, todo ha mejorado".

"La tristeza es mala cuando te abrazas a ella y te dejas llevar. Ahora sé cómo soltarle la mano a la tristeza que antes me agarraba por el brazo". Así relata la joven Alba Ruipez cómo ha logrado salir del "círculo vicioso" de la pena que le ha llevado a las puertas de la muerte en dos ocasiones.

Alba es una de las de las 20 personas que cada día en España intenta quitarse la vida. Ella "afortunadamente" fracasó, y aunque ahora siente que ha salido del "círculo de tristeza", sabe también que no está "100 por 100 curada". En su caso, fue "determinante" contarle a su madre y a su hermana su intento de suicidio. "Yo seguía triste pero tenía algo a lo que agarrarme, a mi familia" y es rotunda al afirmar que "desde el momento en que empecé a hablar, todo ha mejorado".

Con motivo del Día Mundial de la Prevención del Suicidio, la Fundación La Barandilla, que gestiona el Teléfono contra el Suicidio 91 03 80 600, ha convocado una rueda de prensa para arrojar luz sobre esta realidad que cada año se cobra la vida de entre 3.600 y 3.700 personas en España.

"Hablar" es también la palabra elegida por el presidente de la Sociedad Española de Suicidiología, Andoni Ansean, para definir cuál es la mejor estrategia para prevenir esta conducta; "hablar de tu depresión, de tu tristeza, de tus ideas suicidas", tal y como recomiendan la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Asociación Internacional de Prevención del Suicidio.

Y justamente hablar de ello es lo que menos hacen las personas que acuden a este Teléfono contra el Suicidio, que desde que empezó a funcionar el 2 de febrero ha recibido más de 500 llamadas y que, según relatan desde la asociación, en su inmensa mayoría reconocen que nunca han hablado con sus familias de sus tendencias suicidas.

Alba tampoco lo había hecho antes de intentar quitarse la vida en dos ocasiones, sumida en una profunda depresión tras padecer anorexia, y "con un borrón mental" que no le dejaba ver toda la gente que tenía a su lado. "En aquella tristeza profunda me cabreaba porque nadie me preguntaba cómo estaba, porque siempre pensaba que me estaban atacando, que estaban hablando mal de mí. Pero si me ocurriera ahora sí que les contaría que nunca estaba bien, que siempre estaba triste", afirma.

Alba, que ha rodado el documental Uno de 800.000 sobre el suicidio, cree que la tendencia suicida se puede superar pero, en su caso, siente que aún es débil ante los problemas. Iniciativas como ésta son importantes a la hora de visualizar el suicidio en España, un problema de "magnitud escandalosa", a juicio de Ansean.

Formar a los profesionales sanitarios

También la formación de los profesionales sanitarios, especialmente los de Atención Primaria, es un elemento clave de prevención, algo que ha destacado Casimiro Villegas, sargento de la Policía Municipal de Sevilla, que tuvo un intento de suicidio tras una experiencia traumática y que ahora dirige la asociación Zero suicidio policial. "Soledad, ansiedad, angustia, estrés, depresión y al final el game over", así resume Casimiro cómo fue un proceso en el que destaca el profundo sentimiento de soledad que padecía y del que, entre otras cosas, salió con ayuda psicológica y de su familia. "La sociedad debe ser consciente de que el suicidio existe y es una causa de muerte más. Tenemos que mirar a nuestro alrededor y observar las señales", advierte Ansean.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios