Sociedad

Cambio de hora de verano: cuándo es, cómo nos afecta y cuánto ahorro supone

Todo lo que debes saber sobre el cambio de hora Todo lo que debes saber sobre el cambio de hora

Todo lo que debes saber sobre el cambio de hora / Archivo

No corren buenos tiempos para el propio tiempo. Con la llegada del coronavirus, se apilan las horas en las espaldas de millones de españoles que llevan más de dos semanas confinados en sus hogares. Aún así, de todo se sale y todo pasa, como pasan las agujas de un reloj que mira de frente a la época estival.

En la madrugada del sábado al domingo llega a España el cambio de hora. Exactamente, a las 2:00 serán las 3:00 y se quedará con nosotros hasta el último domingo de octubre, cuando regresará el horario de invierno.

Un gesto sencillo como adelantar sesenta minutos nuestros relojes para que el Lorenzo acompañe un rato más, y la luz inunde las calles antes.

A las 2:00 serán las 3:00

Los relojes hay que adelantarlos en la madrugada del sábado 28 al domingo 29 de marzo. El horario de verano ya se mantendrá hasta la madrugada del sábado 24 octubre al domingo 25 octubre 2020, cuando a las 3 de la madrugada habrá que retrasar el reloj hasta las 2 y se comenzará a aplicar el horario de invierno.

¿Cómo nos afecta el cambio de hora?

Entre amantes y detractores anda siempre este cambio en la vida cotidiana de las personas. Tanto es así, que el Parlamento Europeo, los entendidos en la materia, dialogan sobre la eliminación del cambio horario en 2021 pero, ¿tanto nos afectan los vaivenes del minutero?.

Una hora más o menos puede afectarnos de mil maneras en el organismo y uno de los factores más importantes es la salud. De invierno a primavera, las horas de sol se alargan lo que puede producir cansancio, somnolencia o un malestar general, así como cambios en los estados de ánimo. Aún así y según los expertos, estas sensaciones se disiparán a los pocos días con un poco de dieta y ejercicio físico.

El cambio horario afecta más al género femenino que al masculino. El ritmo biológico de la mujer queda alterado tanto en el ritmo natural como en la producción de las hormonas que responden a la luz del sol, como la melatonina, y que afectan a su rendimiento haciendo que las jornadas parezcan prolongarse.

Lo ideal es tomar medidas previas antes del cambio horario. Lo ideal es tomar medidas previas antes del cambio horario.

Lo ideal es tomar medidas previas antes del cambio horario. / Archivo

Consejos para el "mal horario"

No hay hora de más o de menos que por bien no venga. Según los expertos, podemos llevar a cabo rutinas que ayudarán a sobrevivir al "mal horario" que nos acecha:

Toque de queda para ir a dormir. Los que se adaptan, serán los primeros. Es esencial acostumbrarse al nuevo horario y no variar mucho los horarios de sueño. Lo mejor es que se vaya preparando el cuerpo los días previos al cambio definitivo.

Seguir una estricta "dieta" horaria. Nada de picar entre horas ni adelantar o atrasar los horarios habituales de las comidas ya que esto producirá un desfase tanto horario como alimenticio durante el resto del día.

Cuidado con la siesta. No se trata de evitarla pero sí de acortarla. Según fuentes sanitarias, exista cambio horario o no, lo habitual es un descanso de 20 minutos aproximadamente que dotarán al organismo de la fuerza suficiente para afrontar el resto del día.

Especial atención a niños y mayores. La inquietud predominará entre los pequeños y ancianos. Al ser grupos con horarios más estrictos, las modificaciones en sus hábitos pueden conllevar malestar general e irritabilidad. Lo ideal es, semanas antes, hacer cambios graduales que posibiliten en la medida de lo posible que los cambios a realizar sean lo más naturales posibles.

Los niños y mayores son los que más sufren el transtorno horario. Los niños y mayores son los que más sufren el transtorno horario.

Los niños y mayores son los que más sufren el transtorno horario. / Archivo

¿Quién sale ganando con el cambio horario?

Si hay un vencedor claro que se beneficia del cambio horario, ese es el medioambiente. Al haber más horas de sol, la energía necesaria se reduce y, por tanto, se reduce la contaminación al producirla. Además, en el aspecto económico, Según datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), cada hogar ahorra 6 euros al año en electricidad gracias al cambio de horario.

Aunque en los párrafos anteriores se hablaba de los trastornos en el organismo, el cambio horario una vez asimilado, mejora la calidad de sueño con la secreción de melatonina que viene provocada por haber menos horas de luz.

En definitiva, con el cambio horario ayudamos a mejorar el medioambiente y a disfrutar más de la vida y de las personas. Está comprobado que a partir de marzo, las personas dedican más tiempo al ocio con la activación del reloj biológico del cerebro, consumen menos televisión, hay menos robos e incluso hay estudios que apuntan a una baja de la mortalidad en causas como los infartos de miocardio o accidentes de tráfico.

¿Será el último cambio de hora?

El asunto del cambio horario siempre es un asunto que tiene gente a favor y en contra. Fruto del debate se abordó en el Parlamento Europeo y este año podría ser la penúltima vez que tendríamos que cambiar el reloj.

El Parlamento Europeo aprobó en 2019 con 410 votos a favor, 192 en contra y 51 abstenciones poner fin al cambio horario y estableció el año 2021 como fecha para acordarlo. Cabe recordar sin embargo que cada uno de los estados miembros de la Unión Europea podrá elegir si quiere mantener el horario de verano o el de invierno.

Los países que se adhieran al horario de verano cambiarían por última vez el reloj en marzo de 2021, mientras que los que quieran el horario de invierno, harían lo propio en octubre de 2021.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios