recomendaciones de las autoridades

Los farmacéuticos crean un protocolo para reforzar la detección del coronavirus

Una mujer con una mascarilla  frente a una farmacia.

Una mujer con una mascarilla frente a una farmacia. / Erasmo Fenoy

El Consejo General de Farmacéuticos ha creado un protocolo de emergencia para que las farmacias sepan cómo actuar frente al coronavirus: tanto en los casos de posible infección como a la hora de ofrecer información a la ciudadanía.

El protocolo, que recoge recomendaciones de las autoridades sanitarias, insta a los farmacéuticos a extremar las medidas de precaución en su práctica asistencial y recomienda disponer en las farmacias de dispensadores de solución hidroalcohólica para la higiene frecuente de manos.

Este documento, explica el Consejo General de Farmacéuticos, "quiere reforzar la capacidad de detección del sistema sanitario, contribuir a la prevención del contagio" de la COVID-19.

Para empezar, ofrece información sobre el uso correcto de mascarillas: "la población general sana no las necesita", ayudan a prevenir la transmisión del virus si las llevan las personas que están enfermas.

"Un uso inadecuado puede contribuir a un desabastecimiento de las mismas en aquellas situaciones para las que están indicadas, así como a una sensación de falsa seguridad que puede llegar a ser contraproducente", sostiene.

El farmacéutico debe responder a las demandas de información de manera sencilla y trasladar la relativa a prevenir la transmisión de la infección.

Se recomienda tener disponible una caja de guantes, papel de limpieza, solución hidroalcohólica y mascarillas, para ser utilizados ante cualquier imprevisto.

En el caso de que una persona presente síntomas, el farmacéutico habrá de trasladarle tranquilidad, minimizar su ansiedad y resolver sus dudas.

Se le recomendará, según el protocolo, que vuelva a su domicilio, evite el contacto con otras personas y llame al teléfono sanitario habilitado por cada comunidad autónoma para atender esta problemática.

En el caso de que la persona afectada no se encuentre bien para regresar a su domicilio, se le facilitará una mascarilla quirúrgica, se la acomodará en un lugar que guarde al menos dos metros de distancia con el resto de personas y se le recomendará llamar al 112.

Los farmacéuticos deberán respetar la distancia de seguridad de un metro y disponer de un espacio en la farmacia para trasladar a una persona que pueda estar afectada por el coronavirus. Después, tendrán que limpiarse y desinfectarse las zonas de atención.

El Consejo General de Farmacéuticos ha remitido el protocolo a la Organización Farmacéutica Colegial con el fin de que lo haga llegar a todas las farmacias españolas.

Junto al protocolo, se distribuirán carteles con normas de higiene e información para evitar la propagación del virus y se ha habilitado un teléfono para que los farmacéuticos puedan hacer consultas sobre las dudas que tengan sobre la enfermedad o sobre cómo deben actuar.

La Comisión de Coordinación Autonómica del Consejo celebrará, además, el jueves una reunión por videoconferencia para coordinar y hacer seguimiento de la prestación farmacéutica en todas las comunidades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios