Sociedad

El litoral mediterráneo español es un importante imbornal de CO2

  • Una cantidad muy importante del dióxido de carbono disuelto en el agua puede ser inyectada hacia el interior y eliminada de la atmósfera.

El litoral mediterráneo español actúa como un importante imbornal de dióxido de carbono. Esto es el agujero o registro en los trancaniles para dar salida a las aguas que se depositan en las respectivas cubiertas, y muy especialmente a la que embarca el buque en los golpes de mar. Este fenómeno que resulta indispensable para combatir los efectos del dióxido de carbono en el calentamiento global, según un estudio fruto de una campaña medioambiental impulsada por la Obra Social La Caixa, en colaboración con la Fundación por la Conservación y Recuperación de Animales Marines (Cram).

Los resultados indican que el litoral mediterráneo español absorbe una cantidad importante de dióxido de carbono durante el periodo que va del invierno a la primavera, por la temperatura del agua y el alto índice de salinidad durante el período estudiado. Las aguas de las costas de Cataluña, Valencia y las Islas Baleares presentan 250 unidades de dióxido de carbono disuelto, cantidad inferior a las 375 unidades presentes en la atmósfera, mientras que en el litoral andaluz la cantidad de dióxido de carbono se sitúa alrededor de las 300 unidades.

En la región de la costa andaluza muestreada, los valores de presión parcial de dióxido de carbono disuelto en el agua se situaron en 300 unidades de dióxido presente en la atmósfera, indicando igualmente un proceso de absorción de carbono, relacionado tanto con las temperaturas más frías correspondientes al periodo estudiado como con la actividad biológica asociada a fenómenos de afloramientos y producción biológica. Por tanto, una cantidad importante de dióxido de carbono disuelto podría ser inyectada hacia el interior del mar y eliminada así de la atmósfera. Para determinar la proporción de dióxido de carbono con la mezcla total de casos del océano, el velero científico Vell Marí recogió 75 muestras de agua que analizó el Grupo de Investigación en Química Marina de Las Palmas de Gran Canaria. Todos los datos obtenidos se incluirán en la base de datos del proyecto europeo Carboocean, formado por cerca de 50 grupos de investigación de 15 países, que proporcionará información sobre el proceso y la predicción de fuentes e imbornales marinos a una escala temporal de hace 200 años a dentro de 200 años desde el presente.

Los océanos son los grandes imbornales de dióxido de carbono, puesto que retiran este gas conocido por ser uno de los máximos responsables del efecto invernadero y lo exportan hacia las aguas más profundas. Si el sistema funciona normalmente, el mar recibe de la atmósfera aportaciones de dióxido de carbono, que es utilizado, por ejemplo por fitoplancton para producir oxígeno y vegetales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios