Sociedad

Un mosso mata a su mujer y se suicida en Sant Feliu de Llobregat

  • El agente, de baja por depresión, ha usado un arma de fuego para asesinar a su pareja y luego quitarse la vida. Su hija y su sobrina, de 11 y 7 años, han presenciado el suceso.

Comentarios 3

Un mosso d'esquadra que llevaba casi un mes de baja ha matado con un arma de fuego a su mujer, que quería separarse de él, en presencia de la hija de la víctima y de una sobrina de esta en su casa de Sant Feliu de Llobregat (Barcelona). Según fuentes cercanas al caso, este caso de violencia machista, el segundo de 2016 en Cataluña, ha ocurrido poco antes de las 08:00, cuando el agente, de 45 años y adscrito a la comisaría de Ciutat Vella, ha disparado a la mujer, de 36, y posteriormente se ha suicidado con la misma arma.

Los investigadores tratan de confirmar si el mosso ha utilizado para el crimen su arma reglamentaria, que no le habían retirado porque aún no había superado el mes de baja médica. Los protocolos policiales en los Mossos d'Esquadra, que regulan que los agentes se pueden llevar su arma reglamentaria a casa cuando acaban su jornada laboral, establecen un período de un mes como límite para tener que entregar la pistola en caso de baja, sea cual sea el motivo, que oficialmente no se comunica a Interior en virtud de la confidencialidad entre médico y paciente.

La víctima, Cristina, una mujer muy conocida en la localidad porque durante años había regentado un bar en el centro del municipio, no había denunciado previamente al supuesto autor del crimen por malos tratos ni había acudido al servicio de atención especializado en violencia doméstica que ofrece el Ayuntamiento de Sant Feliu. La pareja, que estaba en trámites de separación, vivía en el número 115 de la calle Joan Maragall, una céntrica y tranquila avenida peatonal, de casas bajas, que esta mañana se ha despertado con el estruendo de disparos -algunos vecinos afirman que han oído cuatro detonaciones- y sobresaltada por los gritos de auxilio.

Las dos menores han salido al balcón del inmueble para pedir auxilio, asustadas por los disparos, ante lo que los vecinos han llamado a los Mossos d'Esquadra y a la Policía Local, que han acudido de inmediato al lugar, al igual que el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) Las dos niñas han recibido asistencia psicológica por parte de un equipo de psicólogos del SEM y posteriormente han quedado a cargo de familiares. El agente se había incorporado al cuerpo de los Mossos d'Esquadra hace unos diez años, cuando vino a vivir a Cataluña, tras años ejerciendo como profesor de matemáticas en un instituto de Granada, según han desvelado fuentes cercanas al caso. El mosso, que en su actividad como agente había dado muestras de su carácter impulsivo, había entrado en un proceso depresivo por problemas emocionales.

La titular del juzgado de instrucción número 6 de Sant Feliu en funciones de guardia, que ha declarado la causa secreta, ha procedido al levantamiento de los cadáveres y posteriormente, tras confirmar que no había antecedentes por maltratos, se ha inhibido a favor del juzgado de violencia contra la mujer de Sant Feliu. El alcalde de la población, Jordi San José, que ha decretado dos días de duelo, ha presidido un acto de homenaje a la víctima, en el que ha pedido redoblar los esfuerzos para educar a los jóvenes en la igualdad y acabar así con la violencia machista "que impregna todas las capas de la sociedad".

Este es el segundo caso de violencia machista que ocurre en Cataluña en 2016, después del crimen del pasado 13 de enero, cuando un hombre mató a su mujer en plena calle de Vila-seca (Tarragona) y luego se suicidó. Además, el de este jueves no es el primer crimen de violencia machista cometido por un agente de los Mossos d'Esquadra, ya que en mayo de 2004 un mosso mató a puñaladas a su esposa y su suegra en su casa de Lliçà de Vall (Barcelona) y posteriormente simuló que fueron víctimas de un atraco. Un jurado popular consideró culpable al mosso, que fue condenado en noviembre de 2006 por la Audiencia de Barcelona a 40 años de prisión, una pena que fue confirmada en 2008 por el Tribunal Supremo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios