Sociedad

El resurgimiento del sarampión

  • Expertos alertan de que la enfermedad puede rebrotar con "toda su fuerza" por el descenso de la vacunación

Una enfermera vacuna a un paciente contra el sarampión. Una enfermera vacuna a un paciente contra el sarampión.

Una enfermera vacuna a un paciente contra el sarampión. / Iván Franco / Efe

Expertos en enfermedades infecciosas del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos (NIAID, por sus siglas en inglés) han alertado de que el sarampión "podría resurgir con toda su fuerza" por el descenso en las tasas de vacunación.

El sarampión es una enfermedad extremadamente contagiosa que se transmite a través del aire y partículas en aerosol que pueden permanecer en el aire hasta dos horas. Esta enfermedad, que se observa con mayor frecuencia en niños pequeños, se caracteriza por fiebre, malestar, congestión nasal, conjuntivitis, tos y un sarpullido rojo y salpicado.

La mayoría de las personas con sarampión se recuperan sin complicaciones en una semana. Sin embargo, para los lactantes, las personas con inmunodeficiencias y otras poblaciones vulnerables, las consecuencias de una infección por sarampión pueden ser graves. Pueden ocurrir complicaciones poco frecuentes, como neumonía, encefalitis, otras infecciones secundarias, ceguera e incluso la muerte.

La enfermedad mataba de dos a tres millones de personas al año antes de la vacuna

Antes de que se desarrollara la vacuna contra el sarampión, la enfermedad mataba entre dos y tres millones de personas al año en todo el mundo. En la actualidad, sigue causando más de 100.000 muertes al año en todo el mundo. En el año 2000, se declaró la eliminación del sarampión en Estados Unidos, al no observarse una transmisión sostenida del virus durante más de 12 meses. Hoy, sin embargo, Estados Unidos y muchos otros países que también habían eliminado la enfermedad están experimentando brotes preocupantes de sarampión.

En un artículo publicado en la revista New England Journal of Medicine, estos investigadores recuerdan que el sarampión se puede prevenir con una vacuna que sea altamente efectiva y segura. Cada complicación y cada muerte relacionada con el sarampión es una "tragedia prevenible que podría haberse evitado mediante la vacunación", aseguran los autores. 

"Algunas personas son reacias a vacunar a sus hijos basándose en la desinformación generalizada sobre la vacuna. Por ejemplo, pueden temer que aumente el riesgo de autismo de su hijo, una falsedad basada en un reclamo desacreditado y fraudulento. Un número muy pequeño de personas tiene contraindicaciones médicas válidas para la vacuna contra el sarampión, como ciertas inmunodeficiencias, pero casi todas pueden ser vacunadas con seguridad", exponen.

Cuando los niveles de cobertura de la vacuna disminuyen, el debilitado paraguas de protección que proporciona la inmunidad del rebaño (protección directa que resulta cuando un porcentaje suficientemente alto de la sociedad es inmune a la enfermedad) coloca a los niños pequeños no vacunados y a las personas inmunocomprometidas en una situación de mayor riesgo. "Esto puede tener consecuencias desastrosas", alertan.

En este punto, los autores describen un caso en el que un solo niño con sarampión infectó a otros 23 niños en una clínica oncológica pediátrica, con una tasa de mortalidad del 21%. "Si las tasas de vacunación continúan disminuyendo, los brotes de sarampión pueden volverse aún más frecuentes, esto es alarmante", indican.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios