IMV Esto es lo que sube el Ingreso Mínimo Vital para 2023

Fruit Logistica

¿Qué esta pasando en el sector hortofrutícola de Almería?

  • Luis Miguel Fernández, gerente de Coexphal, analiza la situación de la horticultura y la evolución que ha experimentado a lo largo de las últimas campañas, en las que está mostrando “síntomas de agotamiento”

Imagen de una de las últimas manifestaciones del campo en Almería

Imagen de una de las últimas manifestaciones del campo en Almería / Rafael González (Almería)

A lo largo de la historia de la horticultura almeriense siempre ha habido grandes retos a superar. Los agricultores de Almería y de la costa de Granada, junto sus empresas comercializadoras, siempre sin excepción, han sido capaces de superar todos los retos y barreras que se han ido encontrando a lo largo de los últimos 50 años. La situación que nos encontramos actualmente, produciéndose varias circunstancias simultáneamente, puede llevarnos a una situación pesimista que no nos la podemos permitir. Estoy seguro, que el agricultor almeriense con la ayuda incondicional de todos, va a superar los retos actuales consiguiendo, además, salir fortalecido de esta situación.

Llevamos varias campañas evidenciando que el sector muestra señales de agotamiento. En esta campaña identificamos varios motivos simultáneamente que nos lleva a este diagnóstico. La prolongación del verano hacia el otoño ha acelerado las cosechas en semanas y quincenas determinadas. Este otoño pasado la temperatura media ha estado casi un grado por encima de la del año pasado. Como consecuencia, la producción ha sido mayor si la comparamos con el año anterior. Por esa causa, los precios han caído casi de forma generaliza respecto al año anterior.

El incremento de costes (el más destacado la mano de obra) está provocando que el cultivo de tomate se dedique a otras hortalizas, a priori, más rentables por tener menos coste de producción, principalmente por el número de trabajadores necesarios. Las previsiones al comienzo de campaña hablaban de un descenso de la producción de tomate en un 7%, compensado con un aumento del pimiento del 5%, del 9% en berenjena y del 11% en calabacín. Este es un ejemplo claro de cómo decisiones, en principio no conectadas, pueden provocar graves consecuencias en el campo si no se contemplan los efectos sistémicos.

El incremento de costes está provocando que el cultivo de tomate se dedique a otras hortalizas

Ya nadie habla del veto ruso, pero sin embargo esta producción tiene que recolocarse en los mercados europeos año tras año, agudizando la sobreoferta. Turquía, Marruecos e Israel se han apoderado de un mercado (el ruso) con un potencial enorme.

Respecto al entorno macro: primero el Brexit, cuyas consecuencias pueden ser mayores de las que prevemos. El Reino Unido se está preparando estratégicamente potenciando la importación Marroquí a través de sus puertos; las políticas proteccionista, que nos impiden acceder plenamente a los mercados de Norte América; Mercosur, que paradójicamente beneficiará la entrada de producto (de melón) en los puertos de Reino Unido y Holanda. Y la falta de proteccionismo europeo hacia sus producciones agroalimentarias, hace más pesimista la situación hasta la fecha.

La competencia creciente de Holanda en los solapes de la campaña almeriense: temperaturas más templadas en el norte de Europa, favorecen este hecho. En cuanto Marruecos, con calendario idéntico, en la mayoría de los casos calca los problemas existentes en Almería, aumentando la sensación de sobreoferta, con condiciones fitosanitarias más favorables a nuestra producción. En esta circunstancia se debe continuar trabajando con las cadenas europeas para diferenciar nuestra producción con mucha más garantías y calidad.

Las soluciones no son fáciles y ninguna es a corto plazo. Lo primero es conseguir una unidad de acción de las empresas y agricultores. La situación de descoordinación en origen proporciona una excusa a los clientes para buscar aprovisionamientos alternativos. En este sentido, se deben apuntalar los programas con los clientes e intentar mantener los calendarios de venta que ya tenemos. Para todo esto, es necesario una mayor colaboración comercial y seguir fomentando la concentración de la oferta. Cualquier fórmula que nos permita concentrar oferta es buena, ya sea vía fusión y/o integración de empresas, crecimiento de las mismas concentrando producción, acuerdos comerciales, etc. De todas formas, no debemos olvidar que el 75% de la producción está en manos de 10-12 empresas, resultado de las diferentes formulas concentradoras que se han producido durante los últimos años.

Debemos proteger nuestra producción ecológica. Holanda y Marruecos no pueden producirlo

Por otro lado, tenemos que seguir siendo competitivos y seguir innovando al objeto de mantener una diferenciación y valoración de nuestras producciones. Sistemas de cultivo más sostenibles con empleo de energías renovables, soluciones fitosanitarias adaptadas al control biológico, o productos con más sabor, son la prioridad. Debemos demostrar la sostenibilidad de nuestra agricultura con las herramientas que hemos dispuesto hasta ahora, certificados de calidad y otras como la huella medioambiental (química, hídrica, carbono, etc.) y social.

Así mismo, debemos seguir “protegiendo” nuestra producción ecológica. Holanda y Marruecos no son capaces de producir en ecológico por diferentes motivos. Esto supone que en los meses de invierno Almería se convierte en la “huerta ecológica” de Europa. Esto es una realidad y nuestros agricultores y empresas están siendo capaces de abastecer este tipo de demanda diferenciada y con reconocido valor. Por ello, debemos seguir esforzándonos y garantizar esta producción ecológica que nos está permitiendo diferenciarnos de nuestra competencia mientras sigamos trabajando con rigor y transparencia.

No es diferente a otras épocas en las que la horticultura almeriense ha tenido que superar retos y obstáculos y la historia nos dice que siempre se han superado. No me cabe la menor duda, que vamos a ser capaces de superar todos estos nuevos retos para que nuestra agricultura salga más reforzada que nunca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios