Curro. Así cuajó la leyenda