Opinión

Aristócratas anónimos (9)

Yolanda Romero, subinspectora de Policía en poder de los Aristócratas Anónimos, será la secuestrada más bronceada de la historia universal del terrorismo. Encerrada en un pequeño cortijo de la sierra, pasea con su raptora Helena, nada, trata de escapar sin mucha convicción, lee sin parar, bebe y discute sobre arte, filosofía y política hasta las tantas. Infiltrada, por así decirlo, en los Aristócratas, Yolanda extrae ingentes cantidades de información (que Helena está deseando darle). Una noche Helena le informa de que acudirán a una reunión secreta de los AA. AA.