Tecnología

La IA marcará el cibercrimen en 2020

La evolución de la IA será determinante en la lucha contra el cibercrimen, según Fortinet. La evolución de la IA será determinante en la lucha contra el cibercrimen, según Fortinet.

La evolución de la IA será determinante en la lucha contra el cibercrimen, según Fortinet.

La evolución del cibercrimen el año próximo estará determinada por la Inteligencia Artificial avanzada y la contra inteligencia de amenazas, según las previsiones de la empresa de ciberseguridad Fortinet para 2020, que entre sus conclusiones destaca cómo las metodologías de ciberataque se han vuelto más sofisticadas en los últimos años, aumentando su eficacia y velocidad, un tendencia que es probable que continúe a menos que más organizaciones replanteen sus estrategias de seguridad.Con el volumen, la velocidad y la sofisticación del actual panorama global de amenazas, “las organizaciones deben ser capaces de responder en tiempo real a la velocidad de las máquinas para contrarrestar con eficacia los ataques agresivos”, asegura la compañía. Los avances en inteligencia artificial y en inteligencia de amenazas serán vitales en esta lucha.

Uno de los objetivos del desarrollo de la inteligencia artificial (IA) centrada en la seguridad ha sido crear un sistema inmunitario adaptativo para la red similar al del cuerpo humano. La primera generación de IA fue diseñada para utilizar modelos de machine learning para aprender, correlacionar y luego determinar un plan de acción específico. La segunda generación de IA aprovecha su capacidad cada vez más sofisticada de detectar patrones para mejorar significativamente áreas como el control de acceso mediante la distribución de nodos de aprendizaje en un entorno. La tercera generación de IA es donde en lugar de depender de un centro de procesamiento central y monolítico, la IA interconectará sus nodos de aprendizaje regionales para que los datos recolectados localmente puedan ser compartidos, correlacionados y analizados de una manera más distribuida.

Este será un avance muy importante a medida que las organizaciones busquen asegurar sus entornos periféricos en expansión, avanza Fortinet, que también prevé que el uso cada vez mayor de tecnologías de engaño puede desencadenar una represalia de contrainteligencia por parte de los ciberdelincuentes. En este caso, los atacantes tendrán que aprender a diferenciar entre tráfico legítimo y tráfico generado por señuelos evitando ser atrapados simplemente por espiar los patrones de tráfico.

Sin embargo, las organizaciones podrán contrarrestar eficazmente esta estrategia añadiendo Playbooks y una IA más generalizada a sus estrategias de engaño. Esta estrategia no solo detectará a los delincuentes que buscan identificar el tráfico legítimo, sino que también mejorará el tráfico engañoso para que sea imposible diferenciarlo de las transacciones legítimas. Las organizaciones podrían responder así a cualquier esfuerzo de contrainteligencia antes de que ocurra.