España, años 50

Carmen Maura encabeza 'Alguien tiene que morir', estreno en Netflix

  • Manolo Caro ('La casa de las flores') se adentra en la España conservadora de los años duros del franquismo a través de las relaciones familiares

Carmen Maura y Cecilia Suárez en 'Alguien tiene que morir' Carmen Maura y Cecilia Suárez en 'Alguien tiene que morir'

Carmen Maura y Cecilia Suárez en 'Alguien tiene que morir'

Tras La casa de las flores Manolo Caro da un siguiente paso para hablar de la homofobia y el choque de cultural con Alguien tiene que morir, que incorpora hoy Netflix y que supone el regreso de Carmen Maura a las series, tras formar parte de las ficcionesde TVE en los años 70 y presentar un programa, Esta noche, en plena eclosión como musa de Almodóvar.

La estrella de La casa de las flores, Cecilia Suárez, es la otra actriz que encabeza esta nueva narración ambientada en los círculos conservadores de la burguesía española de los años 50. Ernesto Alterio, Alejandro Speitzer, Ester Expósito (Élite), el bailarín mexicano Isaac Hernández, Carlos Cuevas, Pilar Castro y Mariola Fuentes completan un reparto que ha causado expectación sobre una historia que indaga en las intimidades de los años duros del franquismo.

Tráiler de 'Agluien tiene que morir'

Maura presenta a su personaje de Amparo como “una abuela de clase acomodada con mucha mala leche” que rechaza la latente homosexualidad de su nieto Gabino (Speitzer), que regresa a España con quien parece que es su pareja, un bailarín. Caro propone “que las nuevas generaciones tengan acceso a parte de la historia que no debemos olvidar”, con la lucha de clases sociales y el espíritu refractario a cualquier innovación, más si llega desde el extranjero. Suárez es Mina, una mexicana desarraigada en Madrid con su marido, Alterio. Expósito es la mujer a la que se le impone en matrimonio a Gabino.

Maura expresa que Son muchos los temas con los que Caro se “atreve” en ese intento por dar al público una bofetada de realidad sobre aquello que pasó en los 50 pero que también tiene lugar, tristemente, en este 2020. “Tenía muchísima confianza en que sabría hacerlo”, dice Maura. Alguien tiene que morir es echar la vista atrás al pasado para dar cuenta del presente. De ahí que el deseo de Caro, al que se une el de Maura, “tengo muchísimas ganas de que lo vea la gente joven, es muy importante”, desea el director.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios