jorge fernández. 'la ruleta de la suerte'

"Aquí más bien suele ganar el concursante más tranquilo"

  • El concurso de Antena 3 cumple 12 años en su actual etapa

  • Con el cambio horario ha ganado 600.000 fieles

Jorge Fernández y Laura Moure, los anfitriones de 'La ruleta de la suerte'. Jorge Fernández y Laura Moure, los anfitriones de 'La ruleta de la suerte'.

Jorge Fernández y Laura Moure, los anfitriones de 'La ruleta de la suerte'. / atresmedia

Comentarios 1

Está celebrando 12 años en antena en su actual etapa. Es un formato veterano estadounidense que se estrenó en la parrilla de Antena 3 en su primer día de emisiones en 1990 y se reanudó en 2006. La ruleta de la suerte ha ido renovándose sin perder su esencia y Jorge Fernández (Alicante, 1972, y criado en el País Vasco) puede presumir de haber llevado el timón del concurso con buen tono. En estos especiales de cumpleaños pasarán por el programa Manel Fuentes, Jaime Cantizano o Iñaki López.

-La ruleta de la suerte tomó el horario de Los Simpson, subió en audiencia y ha contribuido a hacer líder al informativo de sobremesa de Antena 3...

-Cuando se produjo el cambio de horario estábamos expectantes porque la regla número uno del espectáculo es "si algo funciona, no lo toques". Emitimos con una hora de diferencia y el cambio ha sido para mejor porque hemos subido en 600.000 espectadores.

-Es el efecto mariposa desde Cataluña. En principio el cambio fue forzado al ampliarse Espejo público por la crisis catalana.

-Sí, fue un cambio por Puigdemont. Nos lo hubieran contado hace un año y no hubiéramos creído nada de todo lo que ha pasado.

-¿Cómo se consigue estar doce años en antena con un programa de mecánica tan sencilla?

-Por la pasión de todo el equipo. Ésto es como un tren que va por la misma vía del público: atraemos a gente joven, es un hábito diario, un compendio de cosas que gustan. Obliga a no relajarnos.

-¿Y cómo es su actitud personal hacia La ruleta?

-Me lo paso bien y creo que se nota. Eso es fundamental. Tengo una máxima, ya que tienes que ir a trabajar, pásalo lo mejor posible. Aquí no tengo ningún tipo de guión. Llegan los concursantes y no sé nada ni de los paneles ni de las temáticas que se van a tocar.

-Tras doce años tendrá una intuición especial con los concursantes.

-Los hay de todo tipo. Al verlos ya sospecho cómo van a ser. Está el nervioso que habla mucho y después se bloquea. Pero desde el primer segundo noto cómo son. Hablo con ellos diez minutos antes de empezar a grabar, para romper el hielo, con el público animado.

-¿Cómo es el ritmo de grabación?

-Solemos grabar tres programas los miércoles y tres los jueves. A veces, por las vacaciones, son nueve o quince a la semana. Todos llegamos de buen rollo pero a veces hay concursantes que se ven desbordados por el plató. Es fácil que se vea todo muy fácil desde casa.

-¿En su programa gana el más listo?

-Hemos tenido gente muy brillante con los paneles. Pero la suerte es un factor importante. En una hora no da tiempo a saber quién es más listo de cada trío. Suele más bien ganar el concursante que esté más tranquilo.

-¿Nota mucha diferencia si ve los primeros programas aunque la mecánica sea la misma?

-Hemos ido evolucionando en todos los aspectos. La banda no estuvo durante los primeros cinco años. Surgió de cantar las estrofas de los paneles. Y yo canto fatal. Ahora las canciones las preparamos antes con la banda y el público se involucra. En doce años sólo hemos cambiado una vez de azafata. Hemos tenido a Paloma y ahora a Laura y nunca hemos querido que fueran las típicas azafatas de escaparate.

-¿Un concursante puede ajustar la casilla que quiere con la ruleta? ¿pesa tanto como parece?

-Hay que tener fuerza y habilidad para que dé una vuelta completa. Lo de ajustar la casilla que quieres es difícil. Y es un riesgo porque puedes caer fácilmente en lo contrario que deseas.

-¿La ruleta le permitiría hacer otro programa?

-Sí, tengo acordado con la cadena poder hacer otros proyectos. Se puede compatibilizar y me encanta probar otros programas. Con la vida familiar La ruleta es una suerte para mí y me permite vivir donde quiero, en Bilbao.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios