El tratamiento al deporte en otros tiempos

El desaire de TVE hacia Jordi Llopart hace 40 años

  • La llegada del marchador catalán, primera medalla olímpica española en atletismo, no se ofreció en directo por la escasa cobertura de los Juegos de Moscú

Jordi Llopart celebra su medalla al llegar al estadio olímpico de Moscú Jordi Llopart celebra su medalla al llegar al estadio olímpico de Moscú

Jordi Llopart celebra su medalla al llegar al estadio olímpico de Moscú

Open británico de golf, 22 de julio de 1984. Severiano Ballesteros está a punto de embocar el golpe definitivo de su victoria, todo pende de un hilo. Pero en ese crítico instante la Primera Cadena conecta con la carrera de caballos desde el hipódromo de la Zarzuela para completar la quiniela hípica del domingo. Este momento épico no se vio en directo en España.

Un compromiso comercial no tan ineludible en el programa Estudio directo eliminó la conexión de golf. Los aficionados se subían por las paredes porque TVE había escamoteado el momento de vivir en directo el segundo título del cántabro cuando en el plano internacional se saboreaban pocos triunfos españoles.

En Prado del Rey tardaron un rato en entender la indignación. Las carreras tuvieron un efímero reinado en las tardes televisivas dominicales y primaban sobre todo lo demás que hubiera en ese momento.

En más de una ocasión la selección de baloncesto, o algún partido matinal de la liga, alguna carrera de motociclismo, chocaban con el Telediario por sus agónicas prolongaciones y el personal se quedaba sin ver el final. Pero incluso al memorable partido de Malta en Villamarín de diciembre de 1983 TVE conectó 15 segundos antes del pitido inicial, ante la poca fe que había en torno a la necesaria goleada. José Ángel de la Casa tuvo que dejar la alineaciones para más adelante porque los de Miguel Muñoz tenían prisa. En la Eurocopa posterior un fallo en la antena de Guadalcanal dejó a los andaluces sin ver el gol de Maceda y que clasificó a España a semifinales tras vencer así a la poderosa Alemania Federal.

La primera victoria en baloncesto ante Estados Unidos, en el Mundial de Colombia de 1982, no se ofreció porque que era de madrugada, horas en que no iba a planearse una programación especial, y además no se esperaba demasiado del equipo de Díaz Miguel, en vísperas de su mejor racha. Al menos en Los Ángeles se hizo todo el esfuerzo para contar la mítica medalla de plata.

¿Qué le pasó a Jordi Llopart en Moscú 80?

La ausencia de los espectadores desde casa es lo que le sucedió al infortunado atleta Jordi Llopart hace 40 años, cuando en el 30 de julio de 1980 hacía su entrada en el estadio olímpico de Moscú.

Pese al acontecimiento de ser la primera medalla española obtenida en atletismo TVE optó por mantener la programación de la Primera Cadena con la pauta prevista de un título de cine y el Telediario de las nueve. Llopart hizo su entrada a las nueve menos diez y se conectó cuando todo había pasado. Tampoco se dio en directo la posterior entrega de medallas. Aquella noche de miércoles posteriormente se programaba un concierto de la orquesta de RTVE grabado semanas atrás.

A los Juegos de 1980 acudió el COEsin la autorización del Gobierno, partidario del delirante boicot exigido por Estados Unidos ante la invasión soviética de Afganistán. TVE no se esmeró en aquella competición olímpica pese a las esperanzas de medallas por la deserción de tantos países. Medallas que, por cierto, no tuvieron el izado de la bandera nacional, sino la del COE. En este vídeo de imágenes en cine caseras se pueden ver algunos de los momentos de la carrera y entrega de medallas de Llopart.

Imágenes caseras de los 50 kilómetros marcha de Moscú 1980

Entre las medidas en TVE en pro del boicot, por ejemplo, suspendió en la sobremesa de los sábados la serie animada infantil El osito Misha, mascota de la competición. Menudo despecho contra el oso. Y tampoco se retransmitieron las ceremonias de apertura y clausura.

La cobertura se limitó más bien a resúmenes de quince minutos en la Primera y media hora nocturna en la Segunda, con retransmisiones señaladas en las tardes. Algún partido de hockey, como la final India-España, o de baloncesto; pero por ejemplo no apareció la selección de fútbol, que contaba con Buyo y Rincón.

De hecho el anuncio de la primera medalla de oro española en unos Juegos de verano desde 1928, la de la tripulación de vela de flying dutchman, con Alejandro Abascal y Miguel Noguer, se ventiló con una borrosa telefoto de los regatistas en el Últimas noticias de las once y media de la noche . Para tener algo más de información había que sintonizar la Segunda Cadena sobre las once de la noche, señal que no llegaba aún a muchos lugares y con millones de televisores sin frecuencia de UHF.

Los Juegos Olímpicos de 1980 fueron menospreciados por TVE como desaire a la URSS, pero al final uno de los grandes desairados fue el sonriente Llopart, el catalán que a ritmo de cadera puso a la marcha en la consideración del gran público y abrió, con todas las dificultades mediáticas, una etapa de victorias deportivas españolas que entrada la década de los 80 empezaron a ser más frecuentes.

TVE tuvo que tomarse más en serio la cobertura deportiva aunque costó años en que el directo del resultado deportivo se impusiera a la programación prevista. Tuvo que tomarse de ejemplo a las novatas autonómicas.

De esta manera, para no frustrar a los espectadores, comenzaron a ofrecerse los remates de los partidos de baloncesto o de tenis (como las pioneras glorias de Arantxa) en la Segunda Cadena cuando arrancaba el Telediario y así fue cómo comenzaron a repartirse entre La 2 y La 1 las retransmisiones de ciclismo, con las legendarias gestas de Perico Delgado y sobre todo las de Induráin, cuando la pública ya comenzaba a sentir la amenaza de las privadas.

A día de hoy las etapas ciclistas se ofrecen íntegras. Se rematan en La 1 tras comenzar en Teledeporte.

Las jornadas de motor son maratonianas y los partidos de fútbol o de baloncesto cuentan con previos y análisis posteriores que comenzaron a ser frecuentes con el concepto de gran espectáculo implantado por el codificado Canal + a partir de 1990 y que caló rápidamente en una audiencia que pedía más deporte, más tiempo y más detalle.

Pero hubo un tiempo en que nada de esto era así. Unos años de monopolio en los que TVE se permitía llegar tarde, se marchaba a otra cosa o ni siquiera aparecía cuando un español ganaba una medalla. Eso le pasó a Llopart, cuando el atletismo parecía que era una cosa de extranjeros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios