OT 2018

La "mariconez" en 'Operación Triunfo'

  • José María Cano impone que este miércoles 'Quédate en Madrid' se cante con la versión original

En aquellos momentos era el grupo de más éxito, sin tener que pasar por academias televisivas, aunque debutaron, con muy mal pie, en Gente Joven, cutre-prehistoria de los talents actuales.  Mecano tuvo su época más gloriosa cuando los 80 se despedían, con tantos acontecimientos en la escorrentía de la historia, en esos mismos instantes en que los españolitos, algo ajenos, cantaban lo de la Puerta del Sol (Un año más). Del Descanso Dominical, pirateado a doble pletina, donde aparecían los Héroes de la Antártida, la perra Laika y los esclavos tangueros que pedían un salario mínimo de 900 euros. En aquel disco que se tarareó durante los dos últimos veranos ochenteros aparecía como la zurrapa del elepé un par de minutos de arpegios lánguidos que se llamaba Quédate en Madrid, unas escuetas estrofas. Por su duración esta balada parecía un tema menor de aquel disco. Sí, y lo era hasta hace unos días.

María y Miki, participantes de OT, se negaban a pronunciar “siempre los cariñitos me han parecido una mariconez” y el programa, más o menos, le daban la razón por sonar como expresión homófoba lo que en la letra es un lamento en lenguaje llano ante ese amante que está a punto de picar billete. José María Cano, autor de la letra, dice que nones. Que la rosa no se toca y que “mariconez” no puede ser disfrazado por otros sustantivos que aludan a la cursilería.  En el vídeo del pase de micros, sobre los 2 minutos y medio, se escucha la expresión alterada.

Este miércoles el minuto de oro va a ser ese Quédate en Madrid encumbrado a heroísmo u objeto de debate sobre lo que sonaba normal en los 80 y ahora resuena como una expresión de muy mal gusto. Es cierto que “mariconez” a palo seco suena muy soez, pero en esa España que pinchaba los últimos vinilos era un sustantivo de forzada rima que llevaba el léxico cotidiano a los acordes, nada distinto de todo lo que venía sonando durante un decenio atrás. Si nos vamos a poner exquisitos repasando letras vamos a mutilar un buen puñado de cancioneros. En Andalucía donde los insultos son también para nosotros un elogio (como siempre, todo lo cambia el tono, el contexto, quién y cómo lo dice) a este paso tendremos que ir cambiando los planteamientos.

Este OT 2018, tan de rutina y con los aspirantes entre desanimados y ‘aprendidos’, tiene otras prioridades que buscarle tres pies a Mecano. La audiencia está a punto de cambiar de botón definitivamente y esa alusión homosexual que nunca pretendió realmente serlo se ha convertido en una polémica innecesaria y hasta inoportuna.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios