logo especial
Compartir
Logo de Facebook Logo de Twitter Logo de Whatsapp
icono menu
Volver
Primera parte
adorno

Una freidora y Lorca, dos revelaciones andaluzas

Miguel Lasida
Escrito por Miguel Lasida
Cita Cita

Esquivo, escurridizo, se topó en Andalucía con lo real de la tierra

Dos revelaciones se le conocen a Bob Dylan de sus visitas a Andalucía. En Sevilla tomó conciencia cierta vez de la destreza de una freidora y en Granada se detuvo a cavilar, hace ahora 20 años, sobre la muerte de Lorca. Fueron dos sucesos públicos cada vez más fortuitos.

Con casi 78 años, Dylan no hace cosas como conceder entrevistas, acudir a homenajes –Príncipe de Asturias, Premio Nobel, etcétera– o intercambiar impresiones con el público de sus conciertos. Esquivo, escurridizo, mercurial, etéreo, se topó en Andalucía con lo real de la tierra, con el suelo. Y hasta en dos ocasiones.

Ilustración Bob Dylan

Ilustración: Daniel Rosell

Después de casi sesenta años en los escenarios, el músico estadounidense será uno de ésos que pierda la hora, el mapa y el calendario durante las giras. Málaga, Sevilla, Oporto, Gijón, Berlín, Oslo o Roskilde, todas las ciudades son un hotel, un autobús, un recinto, una platea y gente. Por eso debió de sorprenderle encontrar aquel día en el camerino una vieja guitarra y una nota. Leerla fue para Dylan un sopapo de realidad. En aquel instante recuperó las coordenadas, espacio y tiempo. Estaba en Granada. Era la primavera de 1999.

Aquella guitarra había pertenecido a Federico García Lorca y la carta estaba firmada por su sobrina, Laura. Dylan la invitó a pasar. Estuvieron charlando un rato. Él probablemente mintió y le respondió que sí, que había leído el fax que le había enviado el día anterior con la invitación y que sí, que la próxima vez visitaría la casa del poeta, sobre cuyo asesinato estuvo interesándose mientras jugueteaba con una guitarra de 1908.

Fotos de Bob Dylan Fotos de Bob Dylan Fotos de Bob Dylan
  • 1- Bob Dylan durante su actuación en Leyendas de la Guitarra interpretando 'Boots Of Spanish Leather' junto a Richard Thompson.
  • 2- Bob Dylan y Keith Richards se saludan antes de interpretar 'Shake Rattle 'n' Roll'.
  • 3- Durante 'All Along The Watchtower' junto a una banda formada por Jack Bruce, Richard Thompson y Phil Manzanera.

1991

En un festival previo a la Expo 92, Leyendas de la Guitarra, interpretó varios clásicos

Ilustración Bob Dylan

Ilustración: Daniel Rosell

Musicólogos y doctores en Filología han atribuido a la imaginería de Dylan influencia de la obra del granadino. Entre las pruebas, aparte de las especulaciones semánticas, consta la devoción que la Generación Beat le profesó a Lorca.

Poeta en Nueva York fue calificada de esencial por Allen Ginsberg, quien tanto determinó la composición de Dylan durante su periodo de epifanías lisérgicas. En aquellos versos casaban lo ancestral y la vanguardia y era evidente la odisea de un viajero que no sólo no regresa a casa sino que nunca deja de comenzar la partida, rasgos que los estudiosos también atribuyen a Lorca.

Y desde Granada, consciente por un rato del suelo que pisaba, a Sevilla, consecuente de la barra donde se acodó. Dylan, nuevamente de lleno frente a la realidad, resolvió con dotes terrenales su segunda revelación andaluza. Fue en el bar Donald. Era 1991.

Esos días, en un festival previo a la Expo 92, Leyendas de la Guitarra, interpretó a un ritmo supersónico 'Boots of Spanish Leather', canción con la que tomó tierra desde "las montañas de Madrid" y "la costa de Barcelona" al serrín sevillano.

Al parecer, cuentan los testigos, Dylan llegó con unos colegas y pidió un filete con patatas. Se bebió tres o cuatro coca-colas, dicen, y se comió no un plato ni dos, sino tres raciones de papas; levitando, como haría cualquier benefactor con derecho al limbo. La respuesta estaba en el fondo de una freidora.

Cita Cita

Musicólogos reconocen en Dylan la gran influencia de Lorca

Segunda parte
adorno

Dylan y España

España debe de ser para Dylan uno más de los casi doscientos países del planeta. No más, no menos. No se le conocen particulares referencias a la península en un centenar de entrevistas, aunque tampoco se ha prodigado en alusiones a otros territorios. Pese a no haber sabido nunca estarse quieto, con Estados Unidos y México parece haber tenido bastante para una sola vida.

Sí cita en su obra a iconos artísticos españoles: Goya, Picasso o Lorca, cuya impronta le ha sido rastreada en canciones como 'Abandoned Love', un descarte del viajero 'Desire'. También menciona episodios históricos en los que España y América tuvieron vínculo: la Guerra de Cuba en 'With God on Our Side' o a Cristóbal Colón en la desternillante 'Bob Dylan's 115th Dream'.

Más explícito es en su temprana balada 'Boots of Spanish Leather'. Resulta que su "verdadero amor" va a pasar un tiempo a España. Antes le pregunta: qué regalo quiere que te envíe como recuerdo durante mi ausencia. Él responde, estrofa tras estrofa, con elevados anhelos dignos de Don Juan que acaban rompiendo en cursis clichés. Ella insiste. que qué quiere, que quizá permanezca en España más tiempo de lo esperado. El narrador, entre decepcionado y entero, se decide: venga, vale, pues "unas botas de cuero".

Fotos de Bob Dylan Fotos de Bob Dylan Fotos de Bob Dylan
  • 1- Portada de The Times There Are A-changin’ (1964), album que contiene 'Boots of Spanish Leather'.
  • 2- Bob Dylan durante una presentación en el Festival Internacional de Música de Benicassim en Benicassim. / DOMENECH CASTELLO (EFE)
  • 3- Portada del disco Bringing It All Back Home (1965) que incluye 'Bob Dylan's 115th Dream'.

Goya, Picasso o Lorca son algunos artistas españoles que Dylan cita a lo largo de su obra

EL ESPAÑOL

Dylan conoció desde niño el español, jerga franca en ambientes del subsuelo neoyorquino de los años sesenta. La frontera con México, que ha frecuentado en varios periodos, lo devolvió a las raíces y al folclor.

En español se arranca en canciones como 'Romance in Durango' o 'Señor' y se desmelena en 'Spanish is the loving tongue'. Hubo rumores entre los años setenta y ochenta de la grabación de un disco con sus clásicos en castellano, como ya había hecho años atrás Nat King Cole. Robert Graves, que dicen que iba a ser el traductor del repertorio, murió antes de poder ejecutarse el proyecto.