Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Toros

García Navarrete, único trofeo, y Daniel de la Fuente, vuelta al ruedo

  • El jiennense corta una oreja al cuarto por una faena con pasajes importantes con la izquierda

  • El cigarrero consigue lucirse al natural ante el tercero

  • Carlos Ochoa, de vacío

García Navarrete, en un natural al cuarto novillo de López Gibaja, al que cortó una oreja. García Navarrete, en un natural al cuarto novillo de López Gibaja, al que cortó una oreja.

García Navarrete, en un natural al cuarto novillo de López Gibaja, al que cortó una oreja. / fotos: juan carlos muñoz

La novillada de anoche en La Maestranza contó con dos novilleros que debutaban en la plaza sevillana: García Navarrete, que consiguió el único trofeo, y Daniel de la Fuente, quien dio una vuelta al ruedo tras petición de oreja después de despachar al tercer novillo. Ambos diestros, muy arropados por un buen número de partidarios, estuvieron acompañados por Carlos Ochoa, quien ya debutó el pasado mayo en esta plaza. La novillada de Antonio López Gibaja, de procedencia Juan Pedro Domecq, línea Toros de El Torero, de desiguales hechuras, ofreció posibilidades para el triunfo por parte de algunos novillos.

García Navarrete es un jiennense de Vilches, al que apodera el maestro Tomás Campuzano y que llegaba a su presentación en la plaza de Sevilla tras una cornada grave sufrida en Las Ventas el pasado mes de abril. Fue premiado con un trofeo del cuarto, un torete en trapío y burraco de pinta, que resultó manso, pero noblón, y al que realizó una faena con pasajes interesantes, especialmente por el pitón izquierdo, el mejor del animal. Un trasteo que comenzó por doblones y en el que logró sacar partido del novillo, que salía de los viajes con la cara alta. Coronó la obra con una estocada tras la que salió perseguido peligrosamente por el astado, que hizo hilo.

Novillada de Antonio López Gibaja, de desiguales hechuras y comportamiento

Con el que abrió plaza, aceptablemente presentado, con escaso recorrido, concretó un trasteo desigual, con excesivos enganchones con la diestra. Mal con la espada, fue ovacionado.

Daniel de la Fuente, de La Puebla del Río, retornaba a la plaza de Sevilla tras quedar ganador del ciclo de novilladas de promoción del año pasado. Es un torero que tiene chispa y llega con facilidad al tendido. Con el cornidelantero y largo segundo, que tras mansear en los primeros tercios, embistió de dulce por el pitón izquierdo, el cigarrero basó por ese lado su faena, en la que destacó en tres tandas meritorias, dibujando algunos naturales de bello trazo. Estaba cantado el trofeo, que la presidenta no concedió tras un pinchazo y una estocada defectuosa. El balance quedó en una vuelta al ruedo tras petición de oreja.

Con el deslucido sexto estuvo entonado con la diestra, pero sufrió varios enganchones y un desarme cuando manejaba la izquierda. Mató de pinchazo hondo y descabello y fue ovacionado.

Carlos Ochoa, quien dio una vuelta al ruedo en su presentación el año pasado, apuntó buenas maneras. Fue ovacionado en su primero, un astado con movilidad, pero que acometía con un molesto calamocheo. Se mostró firme y tiró muy bien del novillo manejando la zurda en una labor que comenzó por bajo y en la que logró muletazos de trazo largo por ambos pitones. Falló con los aceros y fue ovacionado.

Con el quinto, un colorao que se quedaba cortísimo en sus viajes, Ochoa no tuvo opción al lucimiento y fue aplaudido tras un pinchazo y una estocada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios