Memoria Histórica El Gobierno pone fecha para sacar a Queipo de la Macarena

Toros

Manzanares se lleva el mano a mano con MoranteTriunfal festejo de rejones para echar el cierre en Las Colombinas de Huelva

El diestro José María Manzanares, con dos orejas, fue el triunfador del mano a mano que le enfrentó a Morante de la Puebla, en uno de los carteles estrella de la temporada estival en la localidad gaditana de El Puerto de Santa María.

Inédito quedó el primero, un toro sin fuerza que embistió descompuesto. El tercero bis tuvo media arrancada y protestó en el caballo. Muletazos por bajó y tres tandas con la izquierda a pies juntos de Morante. El quinto se desinfló muy pronto y Morante apenas pudo sacar algunos naturales al final de un largo trasteo.

Manzanares dio derechazos largos y profundos para abrir su primera faena a un toro de embestidas inciertas, con un pitón izquierdo peligroso, y un derecho más potable por donde vinieron muletazos más ligados y por abajo. Cortó una oreja.

En el cuarto hubo pique de quites entre los matadores. Manzanares se lo llevó al caballo con galleos, Morante elevó un monumento a la verónica y cinceló una media que fue un cartel, y Manzanares, de nuevo, por tafalleras, incendió los tendidos.

La faena tuvo menos intensidad y profundidad que la primera. Mató recibiendo, se atragantó de toro y salió volteado, por fortuna sin consecuencias.

El sexto fue un toro que galopó en los dos primeros tercios. Pareció qué podía servir para la faena, pero no hubo acople. Faena intermitente.

Los tres rejoneadores, Pablo Hermoso de Mendoza, Diego Ventura y Andrés Romero, salieron ayer a hombros en el último festejo de Las Colombinas de Huelva tras cortar dos orejas cada uno.

Hermoso estuvo técnicamente perfecto en el toro abrió plaza colocando rejones y banderillas a una y dos manos, que, sumado a su acierto a la hora de matar, le permitió cortar las dos orejas.

Repitió idéntica actuación Hermoso en el cuarto, pero en esta ocasión falló con el rejón de muerte

Ventura se mostró espectacular toda la tarde. En su primero se lució en el tercio de banderillas a lomos de Nazarí y Ordóñez, provocando un auténtico alboroto.

En el quinto estuvo nuevamente a gran nivel Ventura en busca del triunfo, pero la aparatosa muerte del animal lo dejó todo en una sola oreja, a pesar de la fuerte petición de la segunda. Ventura, que mostró unas gafas el presidente a modo de irónica crítica, dio dos clamorosas vueltas al ruedo.

Andrés Romero se mostró muy voluntarioso con el tercero, aunque no estuvo muy acerado a la hora de clavar.

En el que cerró plaza, Romero salió espoleado en busca del triunfo que ya habían amarrado sus compañeros desde el recibo a portagayola, luciéndose a continuación con banderillas largas y cortas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios