Toros

Mayorales en la peña taurina de Zufre

  • Francisco Félix, conocedor en la tierra ganadera de José Luis Pereda y José Doblado en la de Prieto de la Cal protagonizan la charla celebrada en la localidad de la serranía onubense

Una charla con dos mayorales jóvenes en el oficio pero de sólido argumentario profesional rompía la noche del sábado ese silencio tan intenso en el que el otoño sumerge a los pueblos de la serranía. Noche metida en tertulia de toros, de campos y vivencias de hombres que una vez más vino a poner sobre el tapete de su casa la Peña Taurina Luis Vilches en Zufre. Allí fue la cita precisa para desdeñar carretera y niebla en el retorno.

Se cerraba de esta forma ese círculo cultural en el que este noviembre han confluido la mayor parte de las peñas taurinas onubenses sus ciclos de charlas y conferencias en torno al toreo.Había sin embargo un especial interés en lo que debía de dar de sin el mano a mano anunciado entre dos hombres que rigen ese trato diario frente al toro desde un oficio como el de mayoral en el que cada día que avanza pone más difícil encontrar profesionales solventes con los que ejecutar ese relevo de gente veterana en el campo bravo.

Paco Félix, un hombre apasionado y conocedor del caballo responsable de los campos bravos de José Luis Pereda y José Doblado, conocedor y estampa nueva en esa marisma de los toros jaboneros de Tomás Prieto de la Cal dejaron en la noche las impresiones de gente a los que su juventud no añade trabas para un oficio que poco a poco va dejando demasiados huecos y demasiados modos nuevos.

Ante una importante audiencia de aficionados en el salón de actos del ayuntamiento de la localidad y con el preludio que puso en su saludo la presidenta y vicepresidente de la peña Guadalupe Duque y Francisco Maya.La noche se desgranó después en torno a la experiencias que a caballo sacuden cada día las vivencias de dos nombres que se asoman a la Fiesta desde la parte profesional de ser picador en el caso de Paco Félix y de torero en el caso de José Doblado, éste último con experiencia en cuanto a lo que significa de duro y peligroso este trato diario con el toro tras un percance campero a ser alcanzado su caballo y él por un toro.

Es curioso como a pesar de esa juventud que salpica a ambos la profundidad de un oficio anda metida ya en sus respuestas. “No hay límite de tiempo mientras el día tenga luz”, sentenciaron.“Caballo y paciencia, siempre paciencia con el animal en su terreno. Escuchar y aprender de quienes antes han estado pero al fin y al cabo el toro y tú a través del respeto a su fuerza y sus terrenos”, prosiguieron ambos.

También la diferenciación en cuanto al carácter de esos toros que salpican cada uno de esos espacios en los que son protagonistas. “cada encaste tiene un comportamiento distinto pero nunca debe uno confiarse plenamente ni perderle la cara porque un toro que vaya a por tí termina echándote mano y por eso hace falta un caballo que tenga fuerza en su arranque”, expresaron los dos mayorales a preguntas de moderador de la mesa el crítico taurino Javier García Baquero.Hacen falta sin duda debates y miradas al futuro de la Fiesta. Miradas en las que encontrar actitudes y compromisos y en ello se hace necesaria la vigencia de peñas, en este caso como la de Zufre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios