Fiestas de Huércal-Overa

Octavio Chacón, Escribano y López Simón, triple Puerta Grande con siete orejas repartidas

  • Algo más de un cuarto de entrada registró ayer la plaza portátil instalada en Huércal-Overa para disfrutar, un año más, de la Fiesta

  • La tarde, atípica y nublada, no deslució un gran festejo con tres grandes figuras en el albero

Escribano paseó una oreja de cada toro de su lote. Escribano paseó una oreja de cada toro de su lote.

Escribano paseó una oreja de cada toro de su lote. / Javier Alonso

La localidad de Huércal-Overa disfrutó ayer, un año más, de la Fiesta de los toros con un gran festejo celebrado en la Plaza de Toros portátil instalada frente al Cuartel de la Guardia Civil. Precisamente a mediodía, un grupo de aficionados de la localidad y de toda la provincia dieron lectura de un manifiesto en el que pidieron a las autoridades competentes restaurar la centenaria plaza de toros de la villa para dejar atrás esta plaza portátil que, sin lugar a dudas, un municipio como Huércal-Overa no se merece.

Volviendo al festejo, la corrida de toros programada para estas fiestas, tras el espectáculo ecuestre de la jornada anterior también en este mismo coso portátil, arrancó algunos minutos más tarde de la prevista hora taurina de las cinco de la tarde. Tras el paseíllo inicial, en una tarde que desde principio se presentó atípica y nublada aunque buena de temperatura, fue el turno de que el primero de los tres diestros presentes en el cartel de este año sacase a relucir su torería.

Desplante de Octavio Chacón. Desplante de Octavio Chacón.

Desplante de Octavio Chacón. / Javier Alonso

El gaditano Octavio Chacón recibió al primero de la tarde, un toro algo falto de fuerzas de Carlos Núñez -como el resto de sus hermanos- con vistosas chicuelinas que levantaron los primeros ‘olés’ del respetable. Después de brindar el toro al público comenzó una faena con la muleta en la que demostró estar por encima de su rival. Se gustó Octavio Chacón mientras se escuchaban de fondo los sones de la Asociación Musical Virgen del Río. Sin embargo, no estuvo fino con la espada perdiendo todos los trofeos con varios pinchazos. En el cuarto de la tarde, tras la ya tradicional merienda, sí que pudo sacar a relucir el gaditano su mejor torería. Estuvo elegante con el capote y fino con la muleta ante un toro que se dejó hacer más que el primero de su lote. Una buena estocada le sirvió para hacerse con dos orejas y asegurarse la Puerta Grande.

Escribano, dando muerte al primero de su lote. Escribano, dando muerte al primero de su lote.

Escribano, dando muerte al primero de su lote. / Javier Alonso

El sevillano Manuel Escribano fue el segundo en pisar el albero huercalense. Recibió al primero de su lote con una media larga de rodillas, concluyendo con el capote con varias verónicas. Hizo vibrar al público huercalense con el tercio de banderillas, como siempre poderoso en todos los palos que colocó antes de coger la muleta y ‘pelearse’ ante su enemigo. Un pinchazo le privó, posiblemente, de las dos orejas. Tras un segundo intento logró que se arrodillase el toro, haciéndose con un trofeo. En el quinto de la tarde, el de Gerena volvió a gustarse con el capote y a demostrar su físico en el tercio de banderillas. Estuvo bien, nuevamente, con la muleta con varios naturales reseñables. Tras una estocada algo tendida fue premiado con otra oreja, asegurándose también la Puerta Grande.

El madrileño López Simón, en el tercero de la tarde. El madrileño López Simón, en el tercero de la tarde.

El madrileño López Simón, en el tercero de la tarde. / Javier Alonso

La tarde la cerró el madrileño Alberto López Simón, que fue el triunfador de la misma tanto en número de trofeos como en torería desplegada sobre el albero. Con la clase que le caracteriza recibió al tercero de la tarde, un bonito ejemplar de Carlos Núñez, al que el diestro sacó su mejor jugo. Con la muleta dejó varios naturales y varios derechazos que quedaron en las retinas del respetable. Tras un pinchazo logró una estocada que le sirvió para hacerse con las dos orejas. Un apéndice se llevó el madrileño en el segundo de su lote, el que cerró el festejo, tras otra meritoria faena con vistosos pases tanto con el capote, primero, como con la muleta, después. Finalmente, triple Puerta Grande en Huércal-Overa con siete orejas repartidas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios