Toros

Sublime Javier Cortés, herido al igual que un heroico Gonzalo Caballero

  • El diestro de Getafe corta una oreja y el de Torrejón se mantiene con un torniquete en el ruedo

Javier Cortés, en un muletazo. Javier Cortés, en un muletazo.

Javier Cortés, en un muletazo. / javier lizón / efe

Javier Cortés protagonizó una sublime actuación en la corrida goyesca celebrada en Las Ventas, merced a una faena muy emocionante, premiada con una oreja antes de caer herido, igual que Gonzalo Caballero, que también dio la cara de sobra. Se lidiaron dos toros -primero y cuarto- de El Tajo y cuatro de La Reina, de bonitas y armónicas hechuras los tres primeros, y más grandones y cargados de kilos los tres últimos, pero con los seis muy ofensivos por delante. A la corrida le faltó raza y, sobre todo, fuerzas, a excepción del extraordinario primero y el encastadísimo quinto, ovacionados ambos en el arrastre. Iván Vicente, vuelta al ruedo tras petición en el límite y ovación tras aviso. Javier Cortés, silencio y oreja con fuerte petición de la segunda que recoge la cuadrilla. Gonzalo Caballero, silencio tras aviso y gran ovación camino de la enfermería. La plaza registró un tercio de entrada (10.871 espectadores según la empresa) en tarde cubierta y agradable.

Javier Cortés fue atendido de una "cornada en tercio medio, cara posterior del muslo izquierdo con una trayectoria ascendente de 20 cms, que produce destrozos en músculos isquiotibiales, contusiona nervio ciático y alcanza el fémur, de pronóstico grave". Y Caballero de una "cornada en tercio superior, cara lateral del muslo izquierdo con una trayectoria hacia dentro de 5 cms, que produce desgarro de la fascia lata y músculo vasto interno; y contusión cervical, pendiente de estudio radiológico. El pronóstico es menos grave".

La tarde llegaba a su ocaso. Salió el quinto y la función dio un giro radical, con los percances sufridos por Javier Cortés y Gonzalo Caballero, dos héroes de un 2 de mayo que se recordará por mucho tiempo. Sublime actuación de Javier Cortés con ese quinto, de 655 kilos, con dos guadañas afiladas y con casta. Cortés toreó con verdad y autenticidad. Fue herido en la pierna izquierda. Se negó a entrar en la enfermería. Continuó toreando y mató en la suerte de recibir en la boca de riego.

Gonzalo Caballero sufrió una cogida en el sexto toro y cayó sobre el cuello y fue herido en el muslo izquierdo. Se mantuvo con un torniquete en el ruedo con valor y vergüenza torera.

Por su parte, Iván Vicente no pasó de discreto en el cuarto y desperdició una oportunidad en el que abrió plaza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios