Infraestructuras El puente de la SE-40 se podrá cruzar a pie o en bici como el Golden Gate

Toros

Seis cuadris encumbran la bravura en la primera de feria en Cortegana

  • Joselillo corta tres orejas y se va a hombros en la plaza serrana.

  • Calita le corta otra con mucha verdad torera al sexto y Jesuli de Torrecera emborrona todo con los aceros en sus dos toros

Los Cuadri llenaron Cortegana. Ello, en el doble mérito de haberle puesto un lleno a la serrana plaza que se atrevió a anunciar un auténtico corridon de toros y también en la bravura, transmisión e importancia con la que colmaron sobre el albero una tarde que debe saberle histórica a la divisa triguereña. Difícilmente encuentra uno encierro tan completo como el que ayer rubricaron cinco arrastres aplaudidos con toda la justicia del mundo y a la que por supuesto hubiese dejado justa honra algún pañuelo azul en la tarde.Y emociona contarlo ahora desde la soledad de un habitación de hotel a expensas que se pueda quedar algo dentro sin hacerle justicia a una tarde vestida de verdad por los cuatro costados. Emociona porque a la crónica tiene que salirle a borbotones la excelsa torería de Francisco Javier Tornay desmintiendo al miedo y cuajando tres inmensos pares que cobran con justicia dos de las grandes ovaciones de una tarde que lleva dentro a un claro triunfador en cuanto a trofeos, Joselillo, pero al que hay que sumarle la osadía torera de un Calita que cuajó con la mayor verdad y calidad de toda la tarde al notable toro que le puso broche al festejo de ayer. Y como decía el tango “y todo a media luz, a media luz los dos...”. Con la tarde ya más que recostada sobre el horizonte el mexicano y Alpargatero se hablaron de tu a tu forjando lo más intenso y brillante de una tarde que comenzó poniendo el ‘no hay billetes’ sobre la fachada de taquillas y acabó llevándose a hombros a Joselillo quien con su sinceridad torera frente al lote que le dejó la suerte manejó oficio, ganas y una torería que está fuera de toda duda a esta horas en las que las mulas han arrastrado al último de los Cuadri. Faenas intensas; de menos a más con las cuadrillas de capea y los cinqueños de Cuadri sin aquilatar vicios a pesar de todo. A Jesuli de Torrecera con lote de arrastrar ambos el hocico por el albero. Que si importante y noble fue su primero en todo los aconteceres de una lidia demasiado deslabazada, más rotunda fue la clase, bravura y nobleza que fue desparramando en cada viaje el cuarto de la tarde. Qué impresionante belleza deja esa estampa de toro bravo bebiéndose los vientos por doquier sin buscar nada más que el trapo que quería enseñarle ese camino de liberación que el de Comeuñas buscaba siempre por abajo, jodidamente bravo y largo en su embestida. Los aceros no fueron el fuerte donde trazar el triunfo que la voluntad torera de Jesuli quiso encontrar en una tarde donde ya era meritorio liarse el capote de paseo y buscar a dos Cuadri de imponente mole que le esperaban en los chiqueros.Lució temperamento la actuación de Joselillo en dos faenas de una métrica perfecta para no desbaratar la confianza de un toro, su primero, al que forjó mejor por el pitón derecho ante una embestida exigente y vibrante y ahí estuvo el torero sin rehusar el sitio, bravo el vallisoletano, y atinado con los aceros especialmente esa faena al notable quinto cuajada con la zurda siempre a más y la rúbrica de un espadazo de bandera.Metan todo eso dentro de un festejo donde el público comenzó a exigirle a Calita que irguiese la figura y a poco que el mexicano levantó la cara al tendido le endosó toda la torería que te deja ver que ese ferrocarril minero con divisa triguereña te va abrindar la oportunidad más grande de tu vida para sentirte torero cuando te quites el traje y te quedes solo en el hotel. Y eso aún, por mucho que alguien no lo entienda, no habrá nadie que lo pueda pagar.Repiqueta el móvil los grandiosos triunfos de Roca y Talavante en Arles, las puertas grandes de Ureña en Albacete y De Justo en la Glorieta salmantina. España llena de toros y todo echando humo de goyescas, revueltas de toreros y la brillantez de los titulares que reconocen esfuerzos. Posiblemente el de ayer en Cortegana, por la innata importancia que da el toro con poder sobre el albero tenga que abrirse hueco entre esos compases brillantes de una jornada que ya es historia porque hoy comienza otra y les aseguro que suena bien. A ver que pasa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios