Kevin de Luis. Novillero

"Era una oportunidad difícil porque llegaba sin torear"

  • El diestro bollullero, quien cortó una oreja en La Maestranza, donde fue cogido, se restablece de una lesión en el hombro derecho

El novillero Kevin de Luis, en la calle Rioja de Sevilla. El novillero Kevin de Luis, en la calle Rioja de Sevilla.

El novillero Kevin de Luis, en la calle Rioja de Sevilla. / Antonio Pizarro

Kevin de Luis (Bollullos de la Mitación, 1992) consiguió un trofeo en La Maestranza en su primer festejo de la temporada. Debutó con picadores el 27 de septiembre de 2014 en Moralzarzal, saliendo a hombros, y sin estar placeado –únicamente ha sumado cuatro novilladas– ha logrado el triunfo en la plaza sevillana ante un lote desigual, siendo cogido por su primer astado y demostrando una actitud irreprochable. Como secuela del percance, se restablece de una lesión en el hombro derecho.

–En primer lugar, ¿por qué el nombre tan poco taurino de Kevin?

–Me lo puso mi madre. Cuando vivía en Suiza escuchó ese nombre, le gustó y así me llamo. De Luis es mi primer apellido. De segundo, Gutiérrez. Todo el mundo me pregunta por ello.

–Es que choca y en Bollullos no habrá precisamente muchos Kevin.

–(Se ríe) No. Solo uno. Cualquiera que llegue a Bollullos y pregunte dónde vivo no tiene problemas. Únicamente hay un Kevin.

–Era su primera novillada en la temporada y dejó una buena imagen en Sevilla.

–Era una oportunidad complicada porque llegaba sin torear. Fui a por todas. Era la primera novillada de la temporada y la cuarta de mi carrera y creo que la aproveché. Puedo dar muchísimo más, pero es que sin torear...

–Analice la actuación.

–El primero no humillaba y le puse pasión, el alma. Cabeceaba mucho y lo supe enganchar muy bien. Luego, me cogió en las bernadinas. Tengo este bulto en el hombro derecho y apenas puedo coger el capote. Después de la cogida estaba como en otro mundo. Pero entró la espada y me dieron la oreja. Al otro lo recibí con una larga cambiada de rodillas, que no es una suerte que tenga que ver con mi foma de concebir el toreo. Con la muleta se paró. Lo que más destacaría en conjunto fue la verdad con la que estuve.

–¿Con qué se encuentra mejor: capote, muleta, espada?

–Me encanta torear con el capote y con la muleta con la izquierda.

"Era la primera novillada de la temporada y la cuarta de mi carrera. Creo que la aproveché"

–Desde el callejón recibía consejos de El Cid...

–Suelo entrenar con él. Me echa un cable; aparte de ser mi torero. El Cid es el torero con la forma más pura que he visto. Entrenamos en Aznalcázar junto a Curro Robles y Gonzalo Caballero.

–¿Cómo fue su experiencia sin picadores?

–Bien. Desde 2007 estuve en la Escuela de Camas, con El Almendro como maestro. En esa época toreé más de una veintena de novilladas sin picadores.

–¿Qué valores aprendió?–Sobre todo, el respeto a la profesión, al toro, a los toreros y a uno mismo.

–Desde que debutó con caballos a hoy, ¿cuántas novilladas picadas ha sumado?

–Cuatro. La del debut en Moralzarzal en 2014; otra en Valencia de Alcántara, el pueblo de mi padre, al año siguiente. En 2016, ninguna. La temporada pasada, una en Méntrida, donde corté tres orejas en una novillada de Conde de la Maza y la cuarta, la de Sevilla.

–¿Y qué lectura hace de ello?

–Que el banquillo te curte. Piensas mucho y tienes que confiar en tí y entrenar muchísimo porque también está difícil lo de los tentaderos.

–¿Qué debería cambiar el sistema para que llegaran placeados a las plazas grandes?

–Lo primero que no tiene sentido es que en los pueblos para contratarte te piden que hayas toreado en Sevilla y Madrid, cuando antes era al revés. Y además, ponen siempre a los mismos, a los que están en los primeros puestos del escalafón. Luego, habría que rebajar el coste de la organización y que hubiera liguillas de novilleros en cada zona.

"Suelo entrenar con El Cid.Me echa un cable. Es el torero con la forma más pura que he visto"

–Es duro no tener continuidad...

–El circuito para los novilleros con picadores, igual que el de matadores para plazas de tercera, casi ha desaparecido. Yo tengo que trabajar en cosas esporádicas.

–Ha trabajado como modelo.–Es cierto, pero no me siento en eso. No quiero que me conozcan por eso.

–¿Qué aspiraciones tiene ahora como torero?

–Quiero hacerme. Si toreo algunas novilladas este año me gustaría ir a Madrid y en cuanto al sueño de la alternativa todavía es pronto. Llevo cuatro novilladas y legalmente se debe tomar con, al menos, veinticinco. Todavía es pronto para eso.

–¿Han salido contratos tras su actuación en La Maestranza?–Estoy a la espera de Calasparra, Villaseca, Guadarrama, Moralzarzal y Arnedo.

–¿Cuál es el concepto de su toreo?

–Me gusta el toreo clásico, profundo y puro.

–¿Y sus toreros preferidos?

–El Cid y Talavante. De los antiguos, Manzanares padre, Ángel Teruel, Antoñete y Yiyo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios