Investigación

Estudio sobre un manuscrito sevillano de la Hispanic Society of America

Extractos del manuscrito estudiado. / US Extractos del manuscrito estudiado. / US

Extractos del manuscrito estudiado. / US

El profesor José Solís de los Santos, del Departamento de Filología Griega y Latina, da a conocer el inventario de una biblioteca privada de los años postreros del Siglo de Oro. Su poseedor, el canónigo de la catedral de Sevilla Ambrosio José de la Cuesta y Saavedra (1653-1707), fue también un compilador de códices de los grandes poetas del Siglo de Oro y el primer continuador de la Bibliografía Española Moderna de Nicolás Antonio.

En este estudio publicado en la revista Janus, el profesor Solís presenta la descripción completa del manuscrito con análisis de la composición de los volúmenes del inventario, y la localización de algunas de las 1.287 obras registradas en los mismos volúmenes facticios que se han conservado actualmente en la Biblioteca Capitular y Colombina, la Biblioteca de la Universidad de Sevilla y la misma Hispanic Society of America de Nueva York. Del mismo modo, identifica las obras de autores del siglo XVII hispalense poseídas por el bibliógrafo y se proporciona la transcripción completa y numeración de las obras de este inventario.

El fondo de manuscritos e impresos del Siglo de Oro español que se custodia hoy en la Hispanic Society of America (Nueva York) procede mayormente de la compra que hizo en 1902 su fundador, el hispanófilo Archer M. Huntington, de la biblioteca sevillana del marqués de Jerez de los Caballeros, cuya entusiasta erudición había reunido colecciones y valiosos ejemplares de anteriores bibliófilos, como Bartolomé José Gallardo, José María de Álava y Urbina, que fue rector de la Universidad de Sevilla (1871/72), o José Sancho Rayón. Se han realizado catálogos descriptivos de los manuscritos poéticos (Antonio Rodríguez-Moñino y María Brey Mariño), de impresos (Clara L. Penney), de obras teatrales (José Regueiro y Arnold G. Reichenberger), pero casi todo el conjunto de códices literarios en prosa de la biblioteca neoyorquina, como se demuestra con este registro de libros de Ambrosio de la Cuesta, queda aún por inventariar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios