Investigación

Científicos de la US encuentran datos cruciales sobre el origen de los dólmenes de Antequera

  • Investigadores de la US han estudiado el abrigo de Matacabras, en la Peña de los Enamorados, que alberga pinturas rupestres de estilo esquemático

Interior de los dólmenes de Antequera. Interior de los dólmenes de Antequera.

Interior de los dólmenes de Antequera.

El Grupo de Investigación ATLAS de la Universidad de Sevilla acaba de publicar un trabajo en el que dan a conocer un análisis de alta resolución de uno de los sectores más importantes de la Peña de los Enamorados, formación natural incluida en el Sitio de los Dólmenes de Antequera, declarado Patrimonio Mundial por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

En concreto, los investigadores han estudiado el sitio conocido como abrigo de Matacabras, que alberga pinturas rupestres de estilo esquemático. Este abrigo mantiene una relación visual y simbólica de primer orden con el dolmen de Menga, estableciendo unas relaciones paisajísticas que son posiblemente únicas en la Prehistoria europea.

El abrigo de Matacabras se encuentra enclavado en el sector norte de la Peña de los Enamorados, que recuerda por su forma la cara de una mujer durmiente.

Peña de los enamorados, en Antequera (Málaga) Peña de los enamorados, en Antequera (Málaga)

Peña de los enamorados, en Antequera (Málaga)

Para esta investigación se ha empleado una metodología arqueológica multidisciplinar de última generación que incluye una reconstrucción fotogramétrica integral del abrigo, análisis de sus motivos gráficos por procesamiento digital de imágenes y colorimetría, datación por serie de Uranio-Torio de las costras que presentan los motivos, análisis arqueométrico de las cerámicas asociadas al abrigo y al vecino sitio de Piedras Blancas I, ubicado al pie de la Peña, por activación de neutrones y difracción de rayos X, así como un completo análisis estilístico de los motivos.

Los resultados obtenidos señalan la cronología neolítica del abrigo (probablemente, como poco, de inicios del IV milenio antes de cristo) y su importancia como lugar de referencia para las poblaciones neolíticas (y posiblemente más antiguas) de la región, lo que explicaría la anómala orientación del dolmen de Menga. “Los datos obtenidos, además, permiten una primera valoración del abrigo de Matacabras desde el punto de vista de su conservación futura, y hacer un diagnóstico de las patologías que afectan actualmente a los motivos”, señala el catedrático de Prehistoria de la Universidad de Sevilla Leonardo García Sanjuán.

Esta investigación, íntegramente financiado por el Proyecto Naturaleza, Sociedad y Monumentalidad: Investigaciones Arqueológicas de Alta Resolución del Paisaje Megalítico de Antequera del Departamento de Prehistoria y Arqueología de la US, con financiación del Plan Nacional I+D del Ministerio de Economía y Competitividad (MINECO), ha sido realizada por un amplio equipo disciplinar que incluye especialistas del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de las universidades de Alcalá de Henares, Southampton, Lisboa y la Universidad de Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios