videojuegos

Análisis 'WWE 2K19'

  • Un título redondo para renovar nuestro catálogo de llaves

Hacerse con los derechos de la WWE fue un interesantísimo movimiento por parte de 2K para trasladar la rudeza y el espectáculo del show estadounidense al mundo del entretenimiento digital. Experiencia en títulos deportivos y de simulación no falta: la franquicia NBA2K es un claro referente dentro de la industria, por lo que no es de extrañar que los seguidores de este tipo de combates estén mordiéndose las uñas ante el lanzamiento de la última entrega de la serie. Yuke's y Visual Concepts, encargados de la obra, han recopilado las sugerencias y quejas de sus seguidores tras las últimas entregas -donde hubo algunas ausencias injustificadas-, al mismo tiempo que han solucionado la gran mayoría de errores que empañaban la experiencia, conformando así un videojuego que transforma en espectáculo un mundo en el que la adrenalina, la tensión y los momentos en los que nos quedamos con la boca abierta son una constante. ¡Luchadores al cuadrilátero!

Ahora sí: nuestro legado en la WWE

Viene siendo habitual durante los últimos años trasladar la experiencia de un deporte concreto centrando el protagonismo en el propio jugador. Series tan emblemáticas como FIFA o NBA2K han reinventado el concepto ofreciendo soluciones que ponen al usuario en el centro de la ecuación y, si bien es cierto que en WWE 2K18 tuvimos un modo Mi carrera bastante decente, se quedó muy lejos de lo que ahora, los jugadores, demandan.

Crear nuestro propio avatar y ver cómo va ascendiendo poco a poco desde las ligas más bajas hacia la inmortalidad del deporte es muy gratificante, y en WWE 2K19 el modo creado para la ocasión se torna mucho más narrativo y cinematográfico. Reinventándose por completo, Mi carrera nos permite crear a nuestro propio luchador con un fantástico editor en el que más allá de nuestra apariencia podremos definir las escenas de entrada y salida del espectáculo. A lo largo de 14 episodios, iremos viendo cómo nuestro aspirante va desde ligas no profesionales y extranjeras hasta culminar enfrentándose a los grandes de la WWE.

El camino no será fácil, ya que comenzaremos con pocos atributos y mucha carretera por recorrer. A medida que acumulemos pequeñas victorias podremos ir definiendo nuestro estilo de combate con un generoso árbol de habilidades, dándole un toque rolero al asunto y dejando clara nuestra actitud dentro del cuadrilátero. Además, contaremos con diferentes misiones secundarias -hablando con los personajes entre bastidores- que difieren de los combates habituales. Por ejemplo, terminar una pelea con una sumisión, hacer un agarre determinado o lanzarlo fuera del terreno de juego son algunos de los requisitos para ganar, aportando así variedad a los conflictos evitando ganar siempre con nuestras tácticas.

2K Showcase de vuelta con Daniel Bryan

Adelantábamos con anterioridad que en títulos predecesores existían algunas carencias injustificadas. 2K Showcase, el modo en el que se repasa la trayectoria de las estrellas más emblemáticas del deporte estuvo ausente el año pasado. Sin embargo, el estudio ha decidido devolverlo a la vida con Daniel Bryan al frente, rememorando sus combates más emblemáticos mientras escuchamos sus sensaciones antes de entrar al cuadrilátero.

A diferencia de los modos tradicionales, en 2K Showcase tendremos que recrear cada uno de los puntos del combate como si de una recreación milimétrica se tratara. El objetivo no es ganar al rival, sino hacerlo de la misma forma en la que Bryan lo hizo en la vida real. Por tanto, tendremos que hacer una serie de acciones determinadas para completar el desafío: minar la resistencia del contrario atacando una zona del cuerpo determinada, hacer varias llaves específicas o arrinconarlo contra las cuerdas, son algunos de los desafíos que tendremos que completar durante un único combate, trasladando así la lucha real al concepto virtual.

Añadiendo más contenido a la ecuación

Si la reinterpretación del modo historia y la vuelta de 2K Showcase no os parecen suficiente aliciente para saltar a esta nueva edición, el estudio ha preparado un nuevo modo de juego apodado Torres, disponible tanto para nuestro avatar como para cualquier otra estrella del deporte. Cada combate de este modo presenta una serie de desafíos únicos que podremos ir completando paulatinamente, como ganar de determinada manera o sumar los puntos suficientes. Lo interesante del asunto, sin embargo, son las torres gauntlet, ya que en ellas nos veremos obligados a demostrar nuestra pericia con el mando: si perdemos uno de los combates de la torre, perderemos el progreso y nos tocará empezar de cero.

La cosa no acaba aquí, ya que también disponemos, como no podía ser de otra manera, del modo Universo WWE, donde nos apartamos del cuadrilátero para gestionar, directamente, las marcas del show. Como si de un mánager se tratara, nuestro objetivo aquí no será otro que ser la chispa que enciende el espectáculo creando los combates que ansía el público -podremos disputarlos, también-, buscando los mejores patrocinadores y, por supuesto, haciendo de la WWE el espectáculo audiovisual que merece.

El círculo de modos de juego lo completan los míticos encuentros de exhibición, tanto en línea como contra la máquina; los modos multijugador local y por Internet; el modo Road to Glory, que nos lleva a competir con nuestro protagonista contra otros luchadores de la comunidad; y el Royal Rumble, donde se verán las caras hasta ocho participantes en un mismo escenario, toda una batalla campal donde las alianzas y traiciones están al acecho en cada movimiento.

Una recreación a la altura de la generación

Uno de los elementos característicos del sello 2K suele ser, sin medias tintas, un apartado técnico sobresaliente. En esta ocasión no es distinto, ya que WWE 2K19 hace gala de unos gráficos sobresalientes recreando cada uno de los combatientes de forma casi perfecta para cada personaje. Al mismo tiempo, se han añadido gracias a las sesiones de captura un buen puñado de animaciones nuevas que hacen de cada llave y agarre una delicia visual, solventando además por el camino algunos errores del pasado. Sí, WWE 2K19 se respira como un videojuego de nueva generación, y veremos a nuestros combatientes cómo se parten la cara -literalmente- dentro del ring.

Por otra parte, en términos de sonido, la franquicia continúa dándole poder a los actores de la WWE para escoger las canciones. Así, bandas tan enérgicas como Slipknot, Rancid o Metallica sonarán durante los menús, preparándonos como es debido para el combate. Además, la obra incluye las voces de los propios luchadores, algo que agradecerán los seguidores más fieles de la serie, y las narraciones del combate, aunque en inglés, le añaden un grado de espectacularidad más al asunto.

El mejor título de WWE para la nueva generación

Visual Concepts y Yuke's han aprendido de los errores del pasado, escuchando a la comunidad y ofreciendo un título redondo que encantará no sólo a los seguidores de la WWE, sino también a aquellos usuarios que les gusten los videojuegos de lucha técnicos y profundos. Aquí la suerte del principiante machacabotones no existe, ni existirá, sino que hace falta un entrenamiento previo para poder aprender cómo superar al rival sin terminar con la resistencia por los suelos.

Los estudios han introducido nuevos modos de juego que encajan perfectamente con la esencia de la WWE, al mismo tiempo que han revisado los principales modos que necesitaban un empujón en el título del año paso. Combatientes, prepararos para sufrir como nunca y descubrir nuevas formas de aniquilar al contrincante, ya que el periplo que nos presenta WWE 2K19 nos mantendrá enganchados, como mínimo, hasta la próxima temporada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios