Huelva Playa a playa · Nuevo Portil

Un paraíso para la memoria

  • La tranquilidad del ambiente, entre olas suaves, hacen de esta playa un lugar ideal para aquellos que quieren relajarse

Un paraíso para la memoria Un paraíso para la memoria

Un paraíso para la memoria / reportaje gráfico: canterla

Al atravesar las pasarelas de madera que comienzan junto a los pinos y enebros, emerge un espacio de arena fina y blanca, donde asoma el océano Atlántico. Frente a ella se localiza la Flecha del Rompido, lugar paradisíaco que crece unos cuarenta metros cada año y al que se accede con una embarcación.

Situada en la Costa de la Luz, la playa de Nuevo Portil pertenece al municipio de Cartaya y forma parte del núcleo urbano construido en los últimos años, que se ha convertido en nexo de la unidad costera de El Portil, a través de la calle conocida como Laguna Seca, con el otro núcleo costero íntegramente cartayero, que es El Rompido.

Es el segundo núcleo costero íntegramente de Cartaya, de más reciente construcción

Todo este entorno es muy preciado por los turistas y cuenta con un rincón denominado Caño de la Culata, en el límite de El Portil, que está considerada "una de las 20 playas más alucinantes de España" en algunos escalafanoes nacionales. Un entorno natural con espacios vírgenes e idílicos, así lo atestigua.

Desde Alcalá de Guadaíra, provincia de Sevilla, llega, por segundo verano consecutivo, la familia Román Mendoza. Tras haber disfrutado de sus vacaciones en la costa malagueña en años anteriores, vinieron por recomendación de unos amigos a la zona de Nuevo Portil y desde entonces no piensan cambiar de destino. La tranquilidad y la belleza del arenal son claves para que esta familia tenga clara su intención de veranear en el litoral onubense.

Por recomendación también, llega desde Aracena la familia Alcaide, que se ve seducida por los precios y la calma del lugar. Fueron aconsejados por los Gómez, que prefieren esta zona de la costa desde hace quince años. Mientras los padres se relajan en sus sillas cerca de la orilla, sus hijos se divierten haciendo castillos de arena con el cubo, la pala y el rastrillo.

Por su parte, las familias Franco y Leiva, procedentes de diferentes puntos de la provincia onubense, como Aracena, Lepe o Huelva capital, también optan por esta playa. La cercanía y el buen ambiente para los niños son algunas de las razones que les motiva para decantarse por esta zona costera.

Aunque predomina un ambiente familiar, son varios los grupos de jóvenes que acuden a esta playa. Un grupo de chicos que juegan con el balón y una reunión de amigos que se refrescan con una cerveza en uno de los chiringuitos reflejan, además, una atmósfera juvenil.

Esta zona cuenta también con un mirador natural en un acantilado que permite la observación de unos atardeceres espectaculares, acompañados de una sublime oferta gastronómica.

La playa, además, cuenta con un oleaje suave y calmado, desprovisto de corrientes y mareas, lo que posibilita al visitante disfrutar de un baño tranquilo.

La calma, la vegetación paradisíaca y la arena fina y dorada hacen que esta playa sea uno de los grandes atractivos para familias y amigos procedentes de otras ciudades de España.

Los pequeños de las familias Gómez y Alcaide juegan en la arena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios