Cádiz

Aquel verano de 2009

  • El rey del pop se rompió y desde entonces su reino espera sucesor

Michael Jackson, en uno de sus últimos conciertos. Michael Jackson, en uno de sus últimos conciertos.

Michael Jackson, en uno de sus últimos conciertos.

Comentarios 4

La gran conmoción llegó con el principio de las vacaciones. Por muy que fuera el chico, por mucho que en sus últimos años le persiguieran las acusaciones y juicios por presuntos abusos sexuales a niños, por sonado que fuera su descontento con una vida personal que luchaba entre la infancia y la madurez, entre ser hombre o mujer, entre ser negro o blanco, la muerte de Michael Jackson fue un mazazo no sólo para el mundo musical, sino para todo el mundo. El rey del pop, el cantante más famoso, el que no tenía rival en cuanto a discos vendidos en toda la historia murió de intoxicación aguda de propofol y benzodiazepina el 25 de junio de 2009, después de sufrir un paro cardíaco. Un juez condenó a su médico personal por homicidio involuntario . Dos semanas después, el funeral de la estrella fue retransmitido por televisión a todo el mundo, y seguido por una audiencia de 2.800.000.000 de personas, el acontecimiento televisado más visto de la Historia. En la vida del que empezó de niño como el simpático y bailarín hermano menor de los Jackson Five, todo fue siempre 'lo más'.

En ese ambiente, poco importaba cuál era la canción que más sonaba en ese verano. En España fue la explosión exitosa de Macaco con su , mientras que por el mundo se consagraba defintivamente con su gira Monster Ball Tour Lady Gaga, una de las que han aspirado a recoger el trono inalcanzable del autor de Thriller. Pero no, no es tan fácil.

España estaba sufriendo entonces los peores momentos de la crisis económica, con el número de parados superando los cuatro millones y medio de parados. ETA, por su parte, cometió dos atentados en días seguidos a finales de julio, con el resultado de tres guardias civiles asesinados. El PSOE de Rodríguez Zapatero acababa de perder la primacía en las elecciones europeas de junio, que ganó el Partido Popular, tal vez como anticipo de la mayoría absoluta que habría de conseguir dos años después.

Ese verano, que tuvo también su eclipse solar total, el más largo del siglo XXI, vio nacer en cambio, uno de los iconos de la llamada prensa del corazón española, aunque en este caso se trataba de un programa televisivo reprersentativo de lo más granado de ese subgénero: Telecinco estrenó de la mano de Jorge Javier Vázquez, indiscutible líder durante temporadas, aunque ahora un poco más decaído. Relacionados con la televisión estuvieron algunas de las despedidas tristes de ese verano, como la de Farrah Fawcet-Majors, protagonista de la primera temporada de ; y la de Valerio Lazarov,el revolucionario de los programas musicales en España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios