Vivir

Comer con un buen cóctel no es tan atrevido

Preparación de cóctel en Atrevido Sevilla. / Juan Carlos Vázquez

En la mente del italiano Ignazio Pala, propietario del conocido restaurante Al Solito Posto de la Alameda de Hércules, y de Inma Muñoz, sevillana con más de veinte años de experiencia en la restauración nocturna de la ciudad, bullía la idea de abrir un establecimiento nuevo, distinto, rompedor. Un local donde la clientela acudiera a comer con un estímulo especial, el de maridar platos muy actuales de la gastronomía internacional con sofisticados cócteles. Una tendencia cool, una alternativa para salir, aunque sea por un día, o dos, de la cerveza o el vino.

Y la idea ha tomado cuerpo en Atrevido, un establecimiento con una fuerte personalidad, que abrió el 26 del pasado mes de abril en el punto en que la calle Amor de Dios ya se asoma a la Alameda. Un local no muy amplio, pero con una fisonomía abierta a la calle, de amplios ventanales que dejan ver a los viandantes un diseño con un trazo muy personal y coherente con el nombre del establecimiento. "Está inspirado en el Nueva York de los años cincuenta, con el mármol emperador, esas largas cadenas doradas que cuelgan, el azulejo rústico... El resultado impacta", destaca Inma Muñoz. La atmósfera chic la completa una música nada estridente.

Y lo nuclear, la comida. De eso sabe lo suyo el sardo Ignazio Pala, que vino a Sevilla de visita y que, movido por su experiencia en la restauración adquirida en Milán, decidió emprender una nueva vida y echar raíces en la capital andaluza. Desde 2003, ha triunfado con sus pastas y pizzas de calidad. ¿Y qué propone en Atrevido? "No estamos enfocados a las copas. Pretendemos que la gente venga a comer, a mediodía o de noche, que acompañe la comida con cócteles y que luego, disfrute de una sobremesa pausada con más cócteles, ya de otro tipo".

Preparación de cóctel y plato en Atrevido. Preparación de cóctel y plato en Atrevido.

Preparación de cóctel y plato en Atrevido. / Juan Carlos Vázquez

Una comida con cócteles

Dispone de dos cocteleros, Ivano –tricampeón de coctelería acrobática en Andalucía– y Pablo. En el mes largo que llevan abiertos, ya han ido adivinando los gustos del personal, tanto del sevillano que sale a divertirse como del turista que, de nuevo, empieza a hormiguear por Sevilla. "Tiene mucha aceptación el cóctel Amor de Dios, con limoncello, Amaro Montenegro, Aperol, zumo de arándanos, limón, prosecco. O el Atrevido, con mezcal, mango picante, falernum (licor de almendra tostada) y zumo de pomelo. O el Cucumber, muy refrescante, con Bombay London Dry Gin, lima exprimida, sirope de pepino, pepino y miel", detalla. Los precios de los combinados van entre los 6 y los 9 euros.

Inma Muñoz sirve una 'pinza' acompañada de un cóctel. Inma Muñoz sirve una 'pinza' acompañada de un cóctel.

Inma Muñoz sirve una 'pinza' acompañada de un cóctel. / Juan Carlos Vázquez

De los platos se encargan el chef y su ayudante de cocina, Cristian y Ana. Carpaccio de picaña con parmesano madurado 36 meses (6 euros), ostras Girardot (4 euros la unidad), burratina con tartar de gambas y gelatina de Bloody Mary (7,5), ceviche de corvina (8). Capítulo aparte merecen las pinzas romanas, elaborada con una mezcla de tres harinas que las hace muy ligeras: de mozzarella fior de late, ‘nduya (una especie de sobrasada picante de Calabria), ricota y mango (7 euros). O de queso de cabra, salchicha fresca y trufa (8).

Ahora mismo, deben cerrar a las cero horas. "A ver si puede ser y nos dejan al menos hasta las dos de la mañana", coincide la pareja...

Atrevido. Food, Drink, Fun. Calle Amor de Dios, 44.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios