Salir al cine

El (re)nacimiento de una nación

  • David Milch ha conseguido al fin cerrar su mítica serie 'Deadwood' (HBO, 2004-2006) con un largometraje que reúne a sus emblemáticos personajes en una historia que acontece diez años más tarde. 

El sheriff Bullock y Al Swearengen, los dos emblemáticos personajes de 'Deadwood'. El sheriff Bullock y Al Swearengen, los dos emblemáticos personajes de 'Deadwood'.

El sheriff Bullock y Al Swearengen, los dos emblemáticos personajes de 'Deadwood'.

Trece años después llega a HBO el episodio final de una de las mejores series western en forma de largometraje, para el que David Milch ha recuperado a todos sus carismáticos personajes e intérpretes. En la cartelera de estrenos coinciden 'El creyente', de Cédric Kahn, y la comedia 'Antes de la quema', de Fernando Colomo. 

Estreno en HBO: 'Deadwood: la película'

Emitidos por HBO entre marzo de 2004 y agosto de 2006, creados, producidos y escritos casi en su totalidad por David Milch (Canción triste de Hill Street), los 36 episodios de las tres únicas temporadas de Deadwood recuperaron para la televisión bajo demanda las mejores esencias del western clásico en su reelaboración crepuscular de la vieja mitología del género a través del desarrollo de unos personajes memorables que funcionaban como arquetipos en ese tránsito crucial y fronterizo entre el declive del salvaje Oeste, un universo sin ley ni orden, y los cimientos de la nueva nación norteamericana fundada sobre los pilares de la violencia, la familia, el entretenimiento y el capitalismo. 36 episodios que supieron a poco, una vez que la cadena decidió interrumpir su producción incluso después de haber cosechado el reconocimiento crítico y ganado ocho premios Emmy y un Globo de Oro.

Mucho se había especulado desde entonces sobre un posible regreso aprovechando el auge popular de las series y la aparición de nuevas plataformas, un regreso que se ha fraguado ahora de la mano de la misma casa, HBO, aunque en forma de película, un largometraje que reúne a todos los personajes (y actores), del memorable Al Swearengen al sheriff Bullock, de la prostituta Trixie a Calamity Jane, en un largometraje de 110 minutos que los retoma en el mismo espacio diez años después del cierre de la tercera temporada para una última y conclusiva aventura.

Deadwood: la película funciona así como poderoso mecanismo de memoria de la propia ficción en serie original, como un capítulo extra, más largo y condensado, cuyo poso dramático y sendero narrativo no se entienden sino desde la reconexión con los acontecimientos del pasado y, sobre todo, con aquellos personajes que los protagonizaron, mitos renacidos a la luz de la televisión de su estado latente en la memoria del Oeste Norteamericano, sus leyendas y su reescritura desde la literatura y el cine.

Robin Weigert es 'Calamity Jane' en 'Deadwood'. Robin Weigert es 'Calamity Jane' en 'Deadwood'.

Robin Weigert es 'Calamity Jane' en 'Deadwood'.

Como nos recuerda Fran Benavente en El héroe trágico del western, es en Deadwood, Dakota del Sur, donde descansan los restos de ‘Wild Bill’ Hickcok (1837-1876), a quien ya vimos morir en la serie y del que ahora vuelve a acordarse desde la melancolía esa Calamity Jane que atraviesa el pueblo como fantasma viviente del pasado y memoria de su leyenda. Y es en este Deadwood recuperado y próspero en el que la llegada del teléfono es inminente donde siguen enfrentándose las fuerzas de la ley, la moral y el orden con aquellas guiadas por la violencia, el miedo y la extorsión, ese lugar donde, diez años después, sigue viva esa eterna tensión entre los modos salvajes de un viejo caos y los mimbres aún débiles de una sociedad democrática donde es posible levantar un hogar, convivir con el otro, afirmar la diferencia e incluso perdonar a aquellos que, como el ambiguo y trágico Swearenger que encarna magistralmente Ian McShane, se han movido escurridizamente a ambos lados de la verja.

Es estimulante así que Deadwood haya asumido el formato del largometraje para cerrar sus tramas, apuntalar sus conclusiones y acercar al presente (es imposible no ver a Trump y la peligrosa deriva reaccionaria del país en el personaje del senador Hearst) esas esencias más utópicas que están en la fundación de la nación norteamericana, y que lo haga sin renunciar al enorme valor literario de sus diálogos, contando con todos y cada uno de los intérpretes singulares que la hicieron posible, confiando en el espectador fiel sin tutelarlo demasiado y devolviendo al hoy enfermo David Milch al Olimpo de los mejores show-runners antes de que la memoria y el oficio se pierdan definitivamente.

Trailer Deadwood: la película

Estrenos de cartelera

Más allá del enésimo regreso de los X-Men (Fénix Oscura), imposible pensar que  sea el último de los populares superhéroes reunidos de la casa Marvel, la cartelera de la semana se polariza entre la austeridad del recogimiento religioso de El creyente, de Cédric Kahn, y la festiva picaresca española en clave de comedia ambientada en el Carnaval de Cádiz que nos trae Antes de la quema, dirigida por el veterano Fernando Colomo en una nueva juventud de idilio con la taquilla tras el éxito de La tribu (2018).

La película francesa se adentra en la vida de Thomas, un veinteañero que se une a una comunidad religiosa aislada en la montaña para rehabilitarse de sus adicciones a través de la oración y el recogimiento espiritual. Allí peleará con sus demonios interiores, con su rechazo inicial y con la presencia de Sybille, de la que comienza a enamorarse. Protagonizada por Anthony Bajon y con la presencia del actor español Álex Brendemühl, la cinta de Kahn (Roberto Succo, Una vida mejor) compitió en el Festival de Berlín de 2018, donde su protagonista obtuvo el Oso de Oro a la mejor interpretación masculina.

Anthony Bajon, protagonista de 'El creyente', de Cédric Kahn. Anthony Bajon, protagonista de 'El creyente', de Cédric Kahn.

Anthony Bajon, protagonista de 'El creyente', de Cédric Kahn.

Bastante cómodo en el terreno del encargo comercial, Fernando Colomo, como su colega de generación Emilio Martínez-Lázaro (Ocho apellidos...), ha prolongado su carrera más de lo previsible. Antes de la quema vuelve a parodiar la crónica de actualidad, aquí a costa del tráfico de drogas en las costas gaditanas, para reescribir el viejo sainete popular en una nueva fórmula apta para públicos poco exigentes que no distinguen demasiado entre el lenguaje y los matices de la pequeña y la gran pantalla. Ahí están Salva Reina, Manuela Velasco y Maggie Civantos para corroborar la fórmula infalible.

Trailer Antes de la quema

Cicus: entre Brasil y el flamenco

Prosiguen en paralelo dos ciclos cinematográficos en Cicus (C/Madre de Dios): el dedicado las relaciones entre cine y flamenco ofrece hoy jueves (20h., entrada libre) una nueva oportunidad de ver en pantalla grande la extraordinaria Entre dos aguas, de Isaki Lacuesta; mientras que el del nuevo cine brasileño trae el lunes 10 (20h.) Malasartes e o duelo com a morte (2018, Paulo Morelli), sobre el popular personaje de la picaresca y el folclore iberoamericanos.