Vivir

Educación ambiental desde la base

  • Lipasam ofrece un programa de visitas a sus instalaciones para escolares a partir de los seis años

"Les decían las burbujas voladoras", recuerda una profesora del Colegio Vélez de Guevara respecto al telecabina que llevaba a la Isla de la Cartuja a los visitantes de la Exposición Universal de 1992. Todos los alumnos de este centro educativo del barrio de Torreblanca han acudido a lo largo de este curso a la estación de donde partía este novedoso sistema hace 22 años. Lo que durante mucho tiempo fue un almacén del Ayuntamiento de Sevilla se convirtió en 2011 en el parque auxiliar de Torneo, donde la empresa municipal de limpieza, además de almacenar algunos de sus vehículos, realiza el programa de visitas escolares Tú vienes a Lipasam.

Al cruzar la valla que protege al edificio del vandalismo, los visitantes descubren uno de los atractivos de estas visitas: la cubierta ajardinada transitable que hay sobre el parque. "Sirve como aislante acústico y térmico", apunta Lourdes Fernández, jefa de servicio de Educación Ambiental de Lipasam, que cuenta que un grupo de arquitectos de la Torre Pelli han acudido a estas instalaciones para conocer un sistema similar al que aplicarán en los edificios podio del complejo situado al otro lado del río.

Sin embargo, los alumnos de distintos centros escolares de la cuidad ocupan la mayor parte de la visita bajo la cubierta inclinada, en el aula de educación ambiental. Aquí, los niños -siempre mayores de seis años- acuden a una charla adaptada a su nivel educativo impartida por los monitores de Lipasam. En esta actividad, los alumnos de Primaria, aprenden a diferenciar los contenedores de vidrio, papel y envases de plástico a través de un corto de animación, y otros conceptos, como la cadena de reciclaje de distintos residuos. Después de, aproximadamente, una hora, los pequeños participan en la iniciativa Comprométete con tu barrio. "Al acabar la charla, los niños y los monitores acuerdan una tarea que tendrán que realizar durante el curso", apunta Fernández. Según esta trabajadora de Lipasam, el objetivo es comprobar, después de un año, la evolución de estos alumnos. Esta iniciativa refleja la intención de solucionar los problemas específicos de cada zona de la ciudad: "En un barrio donde hay un problema de pintadas, incidimos en ese ámbito para intentar paliarlo", explica.

Además, en las ocasiones que el colegio lo solicita, existe la posibilidad de hacer una demostración operativa con alguno de los nuevos vehículos de Lipasam e, incluso, el catamarán que la empresa municipal utiliza para limpiar la dársena del Guadalquivir. La visita finaliza con un viaje al punto limpio Las Jacarandas, situado en la carretera de Brenes, y al centro de recogida neumática, donde los estudiantes descubren el funcionamiento de este sistema implantado en la zona norte de la capital.

"El objetivo del proyecto es llevar a la población la problemática ambiental urbana respecto al tema de los residuos", explica Lourdes Fernández, que hace hincapié en la labor de concienciación y educación que se consigue con este tipo de iniciativas, que llevan funcionando desde 1986. "Los niños cada vez tienen una mayor formación, pero esta actividad también es una forma de llegar a las familias", apunta Fernández, que, a pesar de todo, reconoce que todavía existe cierto desconocimiento.

El trabajo de esta compañía con los más pequeños no se limita a sus propias instalaciones. En el programa Lipasam va a tu cole, cuatro monitores de la empresa se desplazan hasta los centros educativos para realizar talleres para alumnos de todos los niveles. Los de Infantil trabajan con un cuentacuentos sobre el mobiliario urbano, los de Primaria realizan una gymkhana sobre reciclaje y los de Secundaria y Bachillerato analizan temas como la recogida de excrementos caninos o los residuos que resultan de la botellona. En el mismo sentido, la empresa ha puesto en marcha Lipasam especialmente contigo, dedicado a alumnos de Educación Especial o de las aulas de los tres grandes hospitales públicos de la capital. En definitiva, una oferta variada que lleva casi tres décadas enseñando a los pequeños sevillanos cómo cuidar adecuadamente de su ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios