Vivir

Entrega de trofeos de la XXXIV Exhibición de Enganches en la Real Maestranza

  • El Salón de Carteles de la plaza de toros sevillana acogió un año más el acto

Los premiados con las autoridades en uno de los tendidos de la Maestranza. Los premiados con las autoridades en uno de los tendidos de la Maestranza.

Los premiados con las autoridades en uno de los tendidos de la Maestranza. / Juan Carlos Vázquez

El Salón de Carteles de la Real Maestranza de Caballería se llenó un año más para rendir homenaje a la élite del Real Club de Enganches de Andalucía (RCEA), que entregó los trofeos de la 34ª edición de su exhibición. Dicha muestra se celebró, un año más, durante el primer fin de semana de la Feria de Abril, colocando así al caballo como protagonista de una de las fiestas mayores de la ciudad de Sevilla.

Santiago de León y Domecq, teniente hermano mayor de la institución maestrante, fue el encargado de conducir el acto. Abrió el turno de intervenciones agradeciendo y felicitando a los premiados presentes. Al mismo tiempo, alabó la exhibición, definiéndola como "un espectáculo excepcional de dimensión internacional". También tuvo palabras de agradecimiento para Victoria Federica de Marichalar y Borbón, que fue Madrina de Honor del evento y que "recordará de manera grata aquel día", según apunto el dirigente maestrante.

Jesús Contreras, presidente del RCEA, fue más parco en palabras, pero incidió en su agradecimiento al público asistente aquella mañana al coso taurino y al país invitado: la República de Panamá. Un hecho que pone de manifiesto la internacionalización de esta cita en la que se exponen enganches de tradición minuciosamente cuidados.

José Luis García-Palacios, presidente de la Fundación Caja Rural del Sur, patrocinadora de la exhibición, destacó la "vocación de excelencia" que tiene la prueba. Además, recordó que es un evento “exclusivo de Sevilla y único en el mundo”. Sus palabras fueron el preludio a la lectura del acta por parte de José Juan Morales, vicepresidente del RCEA. Morales, que confirmó la "lealtad inquebrantable" al Rey, presidente de honor de la exhibición, leyó uno por uno la veintena de trofeos que se entregaron. Galardones que, además de valorar los tipos de enganches, también recompensó a la mejor mantilla, el mejor sombrero o las mejores mujeres vestidas de flamenca.

La tradicional fotografía de todos los premiados en uno de los tendidos de la plaza de toros fue el colofón de un acto que emanó tradición caballar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios