Casting de Operación Triunfo en Fibes

Operación Triunfo busca talento en Sevilla

  • El casting de la décima edición del concurso pasa por Fibes, que se abarrotó de jóvenes cantantes

"Vengo desde Barcelona porque me presenté allí con una úlcera en la garganta y quiero probar otra vez". Es la historia de Ela Llamín, nombre artístico de una chica que estaba la primera en la larga cola para el casting de Operación Triunfo (OT) 2018 que se está celebrando en Fibes. Ella, como tantos otros jóvenes, llegó al recinto de Sevilla Este a las cuatro de la mañana.

El éxito de la edición de 2017, que tuvo una audiencia de casi cuatro millones en la final, ha hecho que el número de candidatos se multiplique. Noemí Galera, directora del casting y de la academia de OT, es sabedora de lo alto que dejaron el listón en la edición pasada. Por ello, afirma que "es un reto conseguir 16 personas que vuelvan a enamorar a la audiencia", refiriéndose a que "este es el año complicado". Galera, que cree que "el formato del programa es bueno en sí", recuerda que "no se busca un perfil concreto, sino que nos guste". También destaca "lo importante que es que el programa se adapte al tiempo en el que vive", hablando así de la importancia que tuvieron las redes sociales e internet para el rotundo éxito del pasado año.

La prueba, en la que los candidatos deben mostrar su talento a capela en aproximadamente veinte segundos, provoca un contraste de emociones. Los que aún esperan su turno ven como bajan la rampa de Fibes otros jóvenes sonrientes por haber pasado a la siguiente o contrariados por no haber sido elegidos. Lucía, que estudia para odontóloga y acude "por probar", reconoce que entrar en la academia de este talent show "sería una gran oportunidad".

El casting, que dio comienzo a las diez de la mañana con un sonoro aplauso de los pacientes aspirantes, dejó cuatro elegidos prontamente. Selene Cidoncha, Lourdes Barea, Matilde Mieiro y Juan Vicente Jiménez han superado la primera fase y deben prepararse tres canciones, ya con música, para el siguiente casting. "Estamos muy emocionados", admitían pocos minutos después de la decisión. Aunque la alegría se mezclaba con la prudencia: "todavía no vamos a hacernos ilusiones", afirmaba una de ellas mientras él valoraba que "lo difícil era pasar esto", aludiendo a la complicación de cantar sin acompañamiento musical.

Los familiares y amigos también juegan un papel fundamental en este proceso de selección. "Quiero que mi hija sea cantante", expresaba un orgulloso padre que acompaña a su hija a los casting de OT "hasta que la cojan". Junto a él, acompañantes de todas las edades y condiciones esperaban el turno de su familiar y amigos como si ellos fueran los participantes. "Si la cogen a ella es como si me cogieran a mí", explicaba una adolescente gaditana que se había levantado a las dos de la mañana para venir con su familia a apoyar a su hermana mayor.

La selección, que quedará en 18 o 20 candidatos para la Gala 0, comenzó el pasado 30 de mayo en Barcelona y finalizará el próximo 10 de julio en Madrid tras haber pasado por Alicante, Valencia, Mallorca, San Sebastián, Vigo, Tenerife, Málaga y Sevilla. La pasada edición contó con una concursante salida del casting de Fibes: Marina, que se dejó ver por Fibes para animar a los candidatos y ser el ejemplo vivo de que el sueño de entrar en Operación Triunfo es posible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios