Salir al cine

Patria: primeras impresiones

  • Los dos primeros episodios de la serie de HBO dejan un cierto sabor a esquematismo y subrayado didáctico. La hermosa 'La portuguesa', de Rita Azevedo, en la Fundación Tres Culturas. En Filmin, el festival 'Ohlalà!' celebra el último cine francófono. 

Una imagen del primer capítulo de 'Patria', la serie basada en el bestseller de Aramburu. Una imagen del primer capítulo de 'Patria', la serie basada en el bestseller de Aramburu.

Una imagen del primer capítulo de 'Patria', la serie basada en el bestseller de Aramburu.

Dos capítulos no hacen obra, pero sí que podemos intuir ya por dónde van a ir los tiros de la miniserie nacional más esperada del año, esta Patria de HBO que viene a adaptar la novela superventas de Fernando Aramburu en ocho episodios de una hora después de haber agitado astutamente la bandera de la equidistancia como estrategia promocional de impacto hace apenas unas semanas.

Vaya por delante que el firmante no ha leído la novela. Tampoco parece que haga demasiada falta haberlo hecho. Aitor Gabilondo, experimentado showrunner de la serie, impone desde el primer momento ese didactismo narrativo que evita ambigüedades y confusiones para situar a los personajes en sus respectivos frentes y divide los tiempos con meridiana claridad orientativa y obvias transiciones, también para explicitar en los diálogos (o incluso en soliloquios a viva voz) toda la información esencial (personal y de contexto) para que el espectador más perezoso o despistado no pierda el hilo, el foco, los temas, ni la trama. 

Desde el anuncio del abandono de las armas por parte de ETA en 2011, Patria se desdobla entre el presente de la reconquista moral y el regreso digno al lugar del crimen de una mujer decidida a conocer la verdad (Elena Irureta, vieja conocida de todo casting en el cine y la televisión vascos) sobre el asesinato de su esposo, un modesto empresario, y un pasado, años 80, en el que la extorsión, la amenaza, el miedo y la violencia reinaban en un País Vasco siempre lluvioso, plomizo y gris descrito a escala local.

Lo político es personal, nos subrayan con insistencia estos dos primeros episodios. Fiel a la dinámica novelesca, Patria hace de la causa política y el ambiente social un asunto privado, o viceversa: los lazos de amistad entre vecinos y los propios vínculos familiares se ven pronto contaminados y quebrados por el ambiente de hostilidad, omertá y polarización en las calles, los bares y las iglesias. Súmenle a todo esto otras desgracias y dramas personales no relacionadas con el conflicto. Mimbres de melodrama y viejo folletín que buscan cierta trascendencia en el calado trágico del contexto histórico, y que se resuelven aquí entre escenas hogareñas, agitación callejera rodada con cierta solvencia, estallidos violentos y una estructura circular marca de la casa que, al menos en el primer capítulo, repite una misma escena desde dos puntos de vista para redoblar su efecto emocional.   

Entre los aciertos indudables, un logrado diseño de producción y un solvente reparto local con ausencias estelares, esencial para hacer funcionar el efecto realista y los procesos de identificación sin interferencias. En el debe, cierta literalidad ilustrativa y plana en la puesta en escena, y jugar en el límite de las caracterizaciones en relación a las épocas y el paso del tiempo. Continuará…   

'La portuguesa' regresa a Sevilla

Apenas un puñado de privilegiados pudieron ver La Portuguesa, de Rita Azevedo Gomes, en su único pase sevillano el pasado año en Cinesur Nervión Plaza. La Fundación Tres Culturas, a través del programa de cooperación hispano-portugués INTREPIDA plus, ofrece ahora una nueva oportunidad para disfrutar en pantalla grande de una de las películas más hermosas de la pasada temporada, adaptación de Agustina Bessa-Luis de un relato de Robert Musil que nos traslada a una Edad Media de guerras de hombres en la que las mujeres preservan en soledad el sentido de la belleza y la armonía lejos del frente de batalla. Un filme de hermosa plasticidad y elocuencia pictórica en el que cada plano, a modo de pequeño animalario doméstico, revela el potencial de la imagen cinematográfica para cristalizar el tiempo y el deseo e imaginar las formas y pliegues de la Historia contada desde un insólito punto de vista. El martes 6 a las 20:30h.  

Ohlalà!: Festival de cine francófono en Filmin

En colaboración con el Instituto Francés y Filmoteca de Catalunya, el 3º Festival de cine francófono de Barcelona ‘Ohlalá!’ se celebra entre los días 1 y 8 de octubre en una modalidad híbrida, a saber, en las salas pero también a través de la plataforma Filmin, donde podrá verse una  selección de la programación, incluidos tres títulos de la retrospectiva dedicada a la gran actriz Nathalie Baye: Le petit liutenant y Las guardianas, ambas de Xavier Beauvois, y Sólo en fin del mundo, de Xavier Dolan.

Seis títulos de la Sección Oficial, todos ellos inéditos en España, estarán igualmente disponibles on line: la canadiense Antigone, de Sophie Deraspe, elegida para representar a su país en los Oscar, adaptación de la tragedia de Sófocles a los tiempos de la inmigración; la también canadiense Kuessipan, de Myriam Verreault, historia de dos amigas separadas por la llegada de la edad adulta; el thriller francés Adoration, de Fabrice du Welz, ambientado en una institución psiquiátrica; Camille, de Boris Lojkine, la historia de una fotorreportera de guerra premiada en Locarno; The Dazzled, de Sarah Suco, un drama sobre los efectos devastadores del fanatismo religioso; y A son, opera prima de Mehdi Barsaoui sobre la crisis de una pareja libia en los días previos a la caída de Gadafi.

El estreno de la semana: 'Rifkin's festival'

No se sabe ya si Woody Allen sigue haciendo películas porque tiene más cosas que contar o por el mero hecho de seguir rodando, más aún ahora que las nuevas cazas de brujas lo han expatriado y condenado no se sabe bien por qué motivo fundado. Lo cierto es que, con Vittorio Storaro achicharrando la imagen y San Sebastián como marco turístico, aquí llega de nuevo bajo bandera española para alegría de sus incondicionales, tan dados a perdonárselo todo, incluso la pereza. 

Trailer 'Rifkin's festival'