Vivir

La desconocida historia de los soldados chinos que combatieron en la Guerra Civil

  • Una exposición en el Antiquarium busca difundir un capítulo histórico poco conocido y reforzar desde Sevilla la colaboración entre España y China, principal mercado emisor de turistas

Inauguración de la exposición sobre los brigadistas chinos en el Antiquarium

Hace 33 años un matrimonio estadounidense de origen taiwanés se encontró por casualidad con una fotografía que desveló un fascinante episodio de la Guerra Civil española. Hwei-Ru y Len Tsou, como se llama esta pareja de científicos, decidieron investigar después de contemplar un archivo publicado sobre la Brigada Lincoln, organización de voluntarios provenientes de Estados Unidos que integraron unidades de las Brigadas Internacioanles que apoyaron la Segunda Repúblia Española durante la Guerra Civil. Se dieron cuenta de que había nombres que parecían chinos y la fotografía de un joven soldado chino frente a un hospital de Benicassim fue el desencadenante para que iniciaran una aventura que ha durado una década y que esta semana se ha explicado en una exposición en la Sala Antiquarium de Sevilla.  

La búsqueda se inició en archvios de Europa, América y Asia. En España este matrimonio estuvo en Salamanca, en el Ministerio de Asuntos Exteriores y en la Biblioteca Nacional. Los primeros resultados vieron la luz en 2001 y cuentan la historia de un grupo chino de brigadistas con edades comprendidas entre los 24 y los 50 años, una edad tardía que sorprende. Aunque no es el único detalle que llama la atención.

Acceder a los archivos no fue fácil pero con el paso del tiempo dio lugar a la publicación del libro La llamada de España. Los voluntarios chinos de la Guerra Civil, que recopila las historias de trece jóvenes chinos, desde camareros a médicos, que se alistaron en las Brigadas Internacionales desde Estados Unidos, Francia, Alemania, Indonesia, China y la propia España. Gracias a sus pesquisas, "hoy se sabe que un centenar de ciudadanos chinos dejaron sus vidas en paréntesis para acudir en auxilio de la democracia española", rezan los comentarios de la exposición.

Los investigadores Len Tsou y Hwei-Ru Tsou, junto a Manuel C. Viñuelas. Los investigadores Len Tsou y Hwei-Ru Tsou, junto a Manuel C. Viñuelas.

Los investigadores Len Tsou y Hwei-Ru Tsou, junto a Manuel C. Viñuelas. / M. G.

La publicación cayó en manos de Manuel C. Viñuelas, responsable del mercado turístico alemán y chino de Turismo de Sevilla, que no dudó en proponer la organización de una muestra que este juevese se clausura y que es fruto de la unión de la Academia China de Ciencias Sociales (CASS) y el Ayuntamiento de Sevilla, como organizadores.  Además, cuenta con la colaboración de la Asociación de Promoción e Intercambio Hispano-Chino, 798 Inter Art Gallery (Beijing) y Turismo Sevilla. Y el patrocinio de  China Business Journal y Suzhou Suyuan Intelligente Technology. El Museo Nacional o el Fondo de Arte de China, altas instituciones culturales, han ofrecido material para la muestra.

La intención de la exposición es básicamente, además de la difusión de este hallazgo y el trabajo investigador, ampliar la cooperación con la Asociación de Promoción e Intercambio Hispano-Chino en economía, cultura, turismo y otros aspectos. Desde el entorno municipal se planea establecer un Museo de Historia Hispano-Chino en Sevilla como medio de mantener una relación amistosa entre ambos países que, entre otros puntos, coinciden en capítulos de la historia como son la plantación del arroz en el siglo VIII, el primer taller de papel en el siglo IX y la primera vuellta al mundo en el siglo XVI que abrió una relación comercial que se mantiene hoy. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios