Vivir

¿Dónde nace la expresión "La lluvia en Sevilla es una maravilla"?

Un joven camina por la Avenida de la Constitución una noche lluviosa. Un joven camina por la Avenida de la Constitución una noche lluviosa.

Un joven camina por la Avenida de la Constitución una noche lluviosa. / Juan Carlos Muñoz

Comentarios 1

Seguramente hoy habrás escuchado varias veces la frase La lluvia en Sevilla es una maravilla, una de las expresiones más repetidas en estos días de lluvia por los sevillanos y turistas que visitan la ciudad. Pero, ¿de dónde nace este refrán?

Pues bien, la expresión nació durante el doblaje de la frase The rain in Spain stays mainly in the plain perteneciente a la película My Fair Lady y protagonizada por el mito de Hollywood Audrey Hepburn. La traducción concretamente que se hizo fue "La lluvia en Sevilla es una pura maravilla" que nada tiene que ver la con la expresión inglesa original excepto por el término lluvia ya que en la versión inglesa no es más que una rima.

Una rima que en la versión original de la película es de suma importancia ya que el Profesor Higgins y el Coronel Pickering insisten una y otra vez en intentar corregir el acento de Eliza Doolittle (Audrery Hepburn) con ejercicios de repetición de este y otros famosos dichos británicos. Por lo tanto, The rain in Spain stays mainly in the plain no es más que un juego de cinco palabras con el diptongo ei y que habitualmente un cockney, como el personaje que interpreta Audrey Hepburn, pronuncia ai, y que gracias a este ejercicio de pronunciación logra decir correctamente para alegría de sus instructores. Por lo que poca referencia a la realidad de los días de lluvia en Sevilla buscaban hacer los guionistas.

Pero entonces, ¿por qué se tradujo con esta referencia a la lluvia en la ciudad hispalense y no a España como decía la frase original? La respuesta es muy simple, en castellano se pronuncia igual que se escribe por lo que ese juego de pronunciación no tenía sentido. Por ello, en la versión doblada a español se opto por reinterpretar la frase, doblándola como La lluvia en Sevilla es una pura maravilla con la intención de que Eliza Doolittle perfeccione su acento con la pronunciación de la elle y la ye, intentando así perpetuar la esencia de la mítica escena.

A día de hoy, La lluvia en Sevilla es una pura maravilla, o La lluvia en Sevilla es una maravilla en su versión más corta, es una de las frases que ha pasado a la historia del cine y que ha llegado hasta nuestros día aunque en realidad nunca fue pronunciada por los protagonistas de My Fair Lady.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios