Vivir

El mejor en cazarlas al vuelo

  • Resuelto el concurso de SEO/ BirdLife, entre más de 1.500 imágenes de 510 fotógrafos

El concurso de fotografía que SEO/BirdLife convoca desde hace diez años, y que cuenta en esta edición con la colaboración de Sigma, ha fallado sus ganadores tras una difícil selección de entre más de 1.500 instantáneas realizadas por 510 fotógrafos pertenecientes a 16 países.

La fotografía que en esta edición ha retratado mejor el mundo de las aves, consiguiendo el primer premio, ha sido Reina de la noche, de Mario Cea Sánchez. Una imagen protagonizada por una lechuza común que, como relata su autor, pretende "captar una parte visualmente estética, dinámica y diferente a lo que estamos acostumbrados a ver en esta especie y, a la vez, ofrecer un trasfondo más conservador. Quería mostrar la rapaz nocturna justo tras capturar un roedor, su presa más común, porque revela la gran labor medioambiental que tienen estas rapaces para el control de las plagas de micromamíferos". La fotografía está realizada a finales de verano en un entorno de encinar rodeado por campos de cultivo.

El segundo premio ha sido para Pose en la niebla, de Manuel Enrique González Carmona, por una imagen en la que se pueden ver unos ejemplares de fumarel cariblanco posados en un árbol entre la niebla. "En la fotografía de aves, lo que más me gusta es plasmar la belleza y armonía en cuanto a las relaciones que se producen entre las aves y su entorno, e intento reflejarlo de la forma más minimalista posible", comenta su autor. "Conocer la biodiversidad con la que compartimos nuestro espacio ayuda sin duda a que la respetemos, y aquí la fotografía de naturaleza aporta su granito de arena", añade. Esta fotografía está realizada en el mes de julio en el Paraje Natural Brazo del Este, un antiguo brazo del río Guadalquivir que discurre por la zona de marismas dedicada principalmente al cultivo del arroz.

El jurado ha otorgado el tercer premio a la instantánea Ural owls vautaghe point, del fotógrafo Markus Varesvuo, que retrata "una vista perfecta de un búho ural posado en la cima de un granero abandonado en un hermoso paisaje invernal", explica su autor y añade: "Quería capturar una imagen que no sólo mostrase al ave, sino también su hábitat y su comportamiento. La fotografía de naturaleza puede evocar emociones positivas y fomentar el deseo de proteger, o puede provocar y movilizar a las personas para que actúen y corrijan una injusticia". La fotografía esta realizada en febrero en Kuusamo, al noreste de Finlandia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios