Vivir

El móvil, una cámara alternativa

  • El 88% de los españoles tienen 'smartphone', un 10% más que la media de la UE

España es el segundo país del mundo en uso de smartphones,con una tasa del 88% (un 10% más que la media obtenida en la Unión Europea), según datos ofrecidos por el informe Consumo Móvil 2015,realizado por la empresa de servicios profesionales Deloitte. Únicamente es superada por la República de Singapur, donde los teléfonos inteligentes tienen una inserción del 92%. Esta generalización trae aparejado un progresivo aumento de las horas dedicadas a su uso. Sin embargo, los usuarios aún no han sabido exprimir una de las posibilidades que presentan estos dispositivos: la cámara de fotos.

"Sólo, apróximadamente, un 15% de los usuarios españoles utilizan correctamente la cámara con fines puramente fotográficos", afirma el fotógrafo Rodrigo Rivas. En 2011, Rivas se dio cuenta de que estos aparatos podrían ser muy útiles para captar determinadas fotografías, así que decidió incluirlos como una herramienta más en su tarea profesional. Recientemente, y tras documentar ciudades como Nueva York, ha presentado su libro La fotografía móvil. En él, explica cómo capturar con calidad y en función de las necesidades del autor a través de un smartphone. Para ello, desarrolla el proceso técnico y expone las ventajas que plantea el teléfono inteligente, que, según él, "ya está cambiando algunos pilares de la fotografía". Su portabilidad, la inmediatez y la capacidad de poder compartir en tiempo real las imágenes han supuesto una importante innovación. "Ahora le puedes contar lo que te pasa a la gente sin necesidad de escribir, mediante fotos; captas el instante sin tener que preocuparte de si llevas la cámara encima o no". Así, se ha convertido en una buena manera de disparar con un fin documental, periodístico o para la fotografía callejera.

Antes de empezar a fotografiar, Rivas recomienda que debe prestarse especial atención a la composición de la imagen y a la luz que haya. El fotógrafo resalta que cuidando estos dos aspectos se puede comenzar a obtener mejores resultados, con fotos mucho más atractivas, y que, en algunos casos, es difícil diferenciarlas de las tomadas con una réflex. De igual modo, recalca la importancia de usar protectores y carcasas que protejan y mejoren la sujeción del aparato: "El agarre es fundamental para hacer buenas fotos". Además, añade: "No soy partidario de los accesorios cuando no mejoren sustancialmente las posibilidades de la cámara y hagan a los dispositivos ser demasiado voluminosos".

Por otra parte, capturar mediante un smartphone también presenta sus inconvenientes. Éstos hacen que tengan menos cabida en campos como la fotografía publicitaria o con una finalidad esencialmente artística. Se debe a que, entre otras cosas, los sensores son más pequeños y, cuando hay menos luz, es más complicado que las imágenes tengan calidad. Además, tampoco se puede regular el diafragma (parte del objetivo que limita la cantidad de luz que entra), la apertura de éste es fija. Esta cuestión es difícil de solucionar, según Rodrigo Rivas, pero asevera que las demás se pueden subsanar a corto plazo sin que dejen de ser livianos. Rivas cree que la fotografía móvil tiene aún mucho recorrido e intenta que se conozca a través de su libro.

En la misma línea, comenta que, a la hora de comprar un smartphone,se debe atender a un balance formado por la calidad del sensor, el objetivo, el sistema operativo y las aplicaciones de edición que permite cada uno, la forma y la pantalla. Esta última es "la única manera que tenemos de poder encuadrar, por ello su resolución y brillo influirán mucho en las fotografías que tomemos".

La fotografía móvil pretende que el lector aprenda a usar una herramienta instalada en el día a día y que, generalmente, se desconoce o no se usa bien.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios