Vivir

Un paseo de muerte

  • Mol Arte organiza una ruta nocturna por el Cementerio en la víspera del Día de Todos los Santos

Comentarios 1

El Cementerio de San Fernando cierra a las 17:30, pero en la víspera del Día de Todos los Santos abrió para que la empresa de difusión cultural Mol Arte enseñara a un reducido grupo los entresijos del camposanto sevillano bajo el título El descanso de los eternos. El guía, linterna en mano, fue conduciendo al grupo entre la absoluta oscuridad de un recinto de 28 hectáreas en el que esa linterna y las velas electrónicas de los visitantes eran la única luz existente.

La necrópolis hispalense en la noche previa al día del año en que es más visitada se convirtió en una clase improvisada de historia y leyendas sobre Sevilla y sus gentes. Las explicaciones sobre famosas tumbas como las de los toreros Joselito El Gallo o Paquirri se mezclaron con apariciones teatralizadas de personajes relacionados con el mundo fúnebre. Uno de ellos fue un sepulturero que dijo trabajar allí desde el 1 de enero de 1853, día en que se abrió este cementerio. El sepulturero relató algunas anécdotas y reflexionó con la ayuda del público sobre la vida y la muerte a través del soliloquio Ser o no ser de Hamlet o de citas de Miguel de Mañara.

La actividad, que duró en torno a las dos horas, estuvo acompañada en todo momento por la música en directo de un violín que aumentaba la atmósfera de misterio a esta peculiar ruta entre los muertos no permitida a menores de 14 años y que tuvo un coste de nueve euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios