Vivir

Un patio de cine

  • El cine de verano de la Diputación abre sus puertas todas las noches hasta septiembre

Un patio de cine

El patio de la Diputación de Sevilla, cuando llega el verano, se convierte en cine. Las sillas verdes pistacho se hacen dueñas del empedrado y el público acude todas las noches a disfrutar de "la cosecha del año", como explica Luis Rodríguez, responsable de Servimedic, empresa encargada de gestionar esta exitosa iniciativa cultural que el martes arrancó.

Lo hizo por todo lo grande. Tarde para la ira, Goya a la mejor película, fue la cinta encargada de abrir este ciclo estival. El filme de Raúl Arévalo, Goya a la mejor dirección novel, atrajo a mucho público, el cual ya hacía cola mientras anochecía a falta de 45 minutos para el inicio de la proyección. Una vez dentro, el ambigú, elemento imprescindible en cualquier cine de verano, se llevó toda la atención. Serranitos y botellines de cerveza circulaban por las mesas. Incluso cigarrillos, puesto que al ser una actividad al aire libre, la prohibición de fumar se limita a que le moleste al que se sienta al lado.

Esta proyecto, que "va a cumplir casi 25 años" según cuenta Rodríguez, se afianza más cada año en la ciudad y une a varias generaciones en un mismo lugar durante varias horas todas las noches desde julio a septiembre. Parejas de ancianos y de jóvenes se mezclan en el amplio patio de este edificio, levantado en el siglo XVIII y situado en la avenida de Menéndez Pelayo, para disfrutar de los 14 metros de pantalla. En ella se plasmará una completa programación que une títulos internacionales como La La Land (20 de julio) o Moonlight (5 de agosto) y éxitos nacionales como Un monstruo viene a verme (17 de julio) o El hombre de las mil caras (24 de julio), dirigida por el sevillano Alberto Rodríguez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios