Vivir

Cómo reconciliarse con Morfeo, o intentarlo

  • Estos días se celebra el Día Mundial del Sueño

  • Relajarse, leer y desconectar pantallas móviles, entre los trucos para dormir mejor

Entre un 20% y un 48% de la población adulta sufre dificultadas a la hora de conciliar el sueño. Entre un 20% y un 48% de la población adulta sufre dificultadas a la hora de conciliar el sueño.

Entre un 20% y un 48% de la población adulta sufre dificultadas a la hora de conciliar el sueño. / m. g.

Esta semana se conmemora el Día Mundial del Sueño y este año, con el lema Únete al mundo del sueño, conserva tus ritmos para disfrutar de la vida, está dedicado a destacar la importancia que tiene para la salud dedicar tiempo suficiente al sueño y a adecuar los horarios que se dedican a dormir.

"Dormir es fundamental para nuestra salud física y mental y este sueño debe ser de calidad y con una duración adecuada. Pero, por lo general, dedicamos pocas horas al descanso y además, son pocas las personas con problemas de sueño que buscan la ayuda de un profesional", señala el Carles Gaig Ventura, coordinador del Grupo de Estudio de Trastornos de la Vigilia y Sueño de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

La Sociedad Española de Neurología (SEN) estima que entre un 20% y 48% de la población adulta sufre, en algún momento de su vida, dificultad para iniciar o mantener el sueño. Aunque los problemas de sueño son más frecuentes en mujeres y en personas mayores, también lo son en pediatría: aproximadamente el 20%-25% de la población infantil sufre algún tipo de trastorno del sueño.

Dentro de los trastornos de sueño, los más frecuentes son el insomnio (20%-30%), el síndrome de las piernas inquietas (5%) y el síndrome de apneas-hipopneas del sueño (4%-5%). Aunque también habría que destacar otros como la narcolepsia -que padecen unas 25.000 personas en España-, o las parasomnias no REM y el trastorno de conducta de fase REM.

Para facilitar la reconciliación con Morfeo, Hoteles Center ofrece unos sencillos consejos para conciliar el sueño rápidamente y de manera placentera, incluso cuando está fuera de casa.

La relajación es fundamental a la hora de plantearse irse a la cama. Puede optar por darse una ducha caliente, una infusión antes de acostarse, dar un paseo, practicar yoga o meditar para que su mente esté descansada y pueda disfrutar de un sueño de calidad.

Un libro, una revista, deje que la lectura le cuente una historia. Los ojos acaban cansándose y es probable que apague la luz para dormir en menos de 20 minutos.

Evite la cafeína, beber agua en exceso, cenar muy fuerte o meterse a la cama sintiéndose incómodo. Si no tiene aseguradas la oscuridad o ausencia de ruido, meta siempre en su maleta un antifaz y unos tapones. ¿Café? Prohibido desde media tarde.

Ni un ordenador, ni el móvil, ni la tele (o por lo menos, la tele muy cerca). La luz de los monitores y los aparatos son excitantes y pueden generar, incluso, dolor de cabeza.

Evite trasnochar, ya que el sueño es un ejercicio rutinario y el cuerpo se acostumbra a unas horas concretas. Si aun así, el sueño se le resiste, puede utilizar la táctica 4-7-8. Inspirar 4 segundos, mantener el aire durante 7, espirar 8 segundos más, y repetir al menos 3 veces.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios