Tangos desde la plaza de Mina a la de Candelaria

  • Los doce coros se repartieron en dos carruseles, que llenaron de personas las calles del casco antiguo hasta bien entrada la tarde · La fórmula llevada a la práctica el pasado año por las obras de reforma en la Plaza ha resultado beneficiosa para los aficionados, que pueden escucharlos con comodidad

Comentarios 5

Los coros, pese a estar ausentes por segundo año consecutivo del considerado escenario tradicional, los alrededores de la Plaza de Abastos, por las obras de reforma, volvieron a llenar de tangos y cuplés las calles principales del casco antiguo.

El reparto de los doce grupos en sendos carruseles constituyó nuevamente un éxito, dado que permite a los aficionados escucharlos con mayor comodidad y hasta alternar uno con otro en función de las preferencias de cada uno.

En el carrusel A, el que transcurre desde la plaza de Mina a la de San Juan de Dios, pasadas las dos de la tarde el coro juvenil 'Los Guardianes' entraba en el callejón del Tinte, mientras que 'El periquitúliqui' cantaba a la altura de la casa en la que nació Manuel de Falla, intercambiándose tangos con 'La calle del arte', el coro a pie cuyos integrantes estaban situados frente, en la propia plaza.

Detrás se encontraban las bateas de 'Menos humos' y 'Dios los juntó y no vea la que lió', a la altura de Enrique de Las Marinas, a los que seguían 'Llegan los ilusionistas', dentro de la plaza . A esa hora 'Los proscritos de la Viña' ya estaban en la plaza de San Francisco. El coro a pie, tercer premio del concurso, al que era más difícil escuchar rodeado de público, decidió cambiar de ubicación y se colocó en la esquina de la calle San José, donde congregaron a numerosas personas ante sus integrantes.

La plaza estaba llena de personas, que cómodamente podían pasar de un coro a otro, si bien otras se mantenían en un lugar concreto, compartiendo bebidas y viandas de todo tipo.

En la calle Ancha, frente a Alfa, fiel a su amistad con Antonio Riquet, cantaba la comparsa 'La catedral del mar' y algunas callejeras se dejaban escuchar por las vías adyacentes.

A las tres de la tarde el carrusel B, que había partido de la plaza de Candelaria, llegaba a la del Palillero encabezado por el coro 'Los del portal de Jerez', que tuvo que esperar que una agrupación ilegal instalada en las escaleras del Centro Integral de la Mujer se callase para poder cantar su repertorio de tangos y cuplés.

En la escalera de Zara, entre Columela y Feduchy, cantaba el cuarteto 'Pal desembarco nosmardía' y por Montañés subía el isleño 'Papelandia', que fue el primero en cantar sobre el escenario del Falla el pasado 13 de enero.

A falta de quince minutos para las cuatro de la tarde, en la plaza del Cañón, estaba el coro 'La orquesta Cádiz', el segundo premio, y en la de Candelaria, a la altura de la casa natal de Emilio Castelar, 'Lo que yo te diga' enfilaba Montañés, seguido de los puertorrealeños 'Al enemigo ni agua'.

'La Catedral', primer premio, situaba su batea frente a la veterana peña La Estrella y , finalmente, la de 'Que Bahío' cantaba delante de 'La Gloria'.

Como en la plaza de Mina, Candelaria estaba llena de personas, que alternaban copa y copla, en un grato ambiente.

A las cinco de la tarde 'Los proscritos de la Viña' ya estaban en "Joselito" y en pleno San Juan de Dios unos forastas bailaban sevillanas, mientras que los de la chirigota 'El código la viñi', tercer premio en el Falla, con familia incluida, se cruzaban con ellos camino de la Cuesta de las Calesas para salir en la cabalgata. Pero aún quedaba toda la tarde.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios