Octava sesión de preliminares

'Los monstruos de pueblo' alegran una noche gris

  • La chirigota del 'Yuyu' y Sánchez Reyes mantiene el interés hasta el final en una sesión flojita en la que también destacan el coro del Lamas, la comparsa de 'las niñas' y las chirigotas 'Los que van como Cadi' y 'Peña Los Inmortales'

Comentarios 6

Después de un fin de semana tan bueno en cuanto a coplas y público, el concurso sufrió un pequeño bajón en la jornada del domingo. Sólo la chirigota del ‘Yuyu’, la comparsa de ‘las niñas’, la chirigota de Cárdenas y Peñalver y la sorpresa de Algeciras Peña Los Inmortales destacaron en una sesión bastante flojita y con algún que otro hueco en el graderío.

Inauguró la sesión el coro de Juan Antonio Lamas El periquitúliqui que, como se puede adivinar de su nombre, basó gran parte de su repertorio en los trabalenguas. Bonitos sus tanguillos a Cádiz y a su orquesta, que agradeció en pie el aplauso de sus compañeros y el de todo el graderío.

Les sucedió sobre el escenario la comparsa chipionera Madretierra, acompañada en el Falla por un buen número de aficionados de la localidad gaditana. Regulares en música y letra, al menos defienden con mucho empeño los valores de la ecología.

Desde Algeciras llegó la primera chirigota de la noche, Peña Los Inmortales, que sorprendió con sus bonitos pasodobles y sus divertidos cuplés. Remataron con un popurrit lleno de buenos golpes y consiguieron levantar al público de sus butacas para despedirles. Grata sorpresa la protagonizada por estos algecireños la pasada noche en el Falla.  

Tras ellos llegó la única comparsa compuesta íntegramente por mujeres del concurso, Las aceituneras de Barbate. Regular tirando a mal en voces, música y letras, al menos contaron con el apoyo del graderío, que premió con muchos aplausos el esfuerzo realizado por estas comparsistas. Más suerte tuvo la chirigota Los que van como Cadi, que desde el primer momento cayó en gracia al auditorio con su divertido tipo de cangrejos de La Caleta. Bonitos pasodobles a su pasión por cantar en el Falla uno y muy crítico con el Ayuntamiento y su uso de la televisión municipal el otro, buen primer cuplé a Muñoz y Baldasano y genial el segundo al concejal de Fiestas Vicente Sánchez, que sacó grandes carcajadas del público. Simpático popurrit muy metido en el tipo el de otra chirigota que va a hacer reír mucho en el presente concurso.

Se encargó de poner punto y seguido a la sesión antes del descanso la comparsa de San Juan del Puerto (Huelva) El juego de la vida, sin pena ni gloria.

La comparsa mixta de Cádiz La tarantella fue la encargada de abrir la segunda parte de la función. Como novedad, esta agrupación acudía al Falla con letras de Luis Ripoll tras varios años cantando las coplas de Juan Fernández y fue acogida espectacularmente por el público. Cantando bonito, sin estridencias, la comparsa de ‘las niñas’ se ganó al respetable especialmente con sus pasodobles, pidiendo “una madre para gobernar al mundo” y recordando la tragedia de Barbate con el Nuevo Pepita Aurora. Buenas músicas también, muy metidas en el tipo, las de una comparsa que parece mejorar año tras año.

Después del buen rato con la comparsa de ‘las niñas’, otras ‘niñas’ se adueñaron del escenario pero con unos resultados bastante diferentes. La chirigota gaditana Los barbys de barrio, con tipo de ‘angangas’ (o canis, o como se prefiera llamar) de marcha por La Punta de San Felipe dejó perplejos a los presentes con unas letras muy flojitas que no dejaban claro si lo que hacían era criticar o reivindicar un estilo de vida dudoso en el que sobra trabajar y no faltan los ‘canutitos’.

Tras ellos, otro grupo de jóvenes subió al escenario de la Casa de los Ladrillos Coloraos, en esta ocasión la comparsa 12 templos. Evidenciaron su bisoñez sobre las tablas y no convencieron al público con sus letras, aunque por su juventud tienen margen de mejora en próximas ediciones del concurso. Tampoco consiguió agradar la chirigota portuense Don’t move (pies quietos), con un tipo que podría haber dado mucho juego (de la guardia real inglesa) pero con un repertorio con muy poca gracia.

Floja segunda parte de la sesión, salvo la comparsa de ‘las niñas’ y la esperada chirigota del ‘Yuyu’ y Sánchez Reyes. La comparsa de Valverde del Camino El sueño de los justos precedió a los chirigoteros gaditanos jaleada por muchos onubenses en las gradas, que no pararon de animar. Repertorio cortito, aunque al menos lo defendieron con buenas voces.  

Hubo que aguardar hasta las 2:46 de la madrugada para recibir a la agrupación más esperada de la noche, Los monstruos de pueblo, a cargo de José Guerrero Roldán ‘Yuyu’ y José Manuel Sánchez Reyes. Estos autores, que ya coincidieron en Los bordes del área, llevaron al Falla el tipo de ‘monstruos rurales’ y con su humor surrealista y sus buenos golpes no defraudaron a los pacientes aficionados. Buen primer pasodoble al calentamiento global y segundo, mejor aún, a Ángel Cristo, que ahora si el león le pega un mordisco "al león le entra fatiga".  Geniales cuplés, especialmente el segundo con un desarrollo espectacular, y muy buen popurrit, con una gran selección musical. Además de con sus coplas, el ‘Yuyu’ divirtió al auditorio con sus intervenciones entre letra y letra como en él es habitual y su chirigota se apunta desde ya al carro de las favoritas en el concurso.

Dificilísimo trabajo el que tendrá este año el jurado para escoger de entre tantas buenas agrupaciones las tres que participarán en la final del próximo 1 de febrero. Nadie quisiera estar en su pellejo.  

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios