Alfama presenta su apuesta por la excelencia editorial desde Málaga

  • El nuevo sello dirigido por Antonio García Maldonado pone en marcha cuatro colecciones con especial atención a los testimonios históricos · Benjamin Constant, el Príncipe de Ligne y Voltaire abren el catálogo

Comentarios 1

Afortunadamente, hay emprendedores para todos los gustos. El malagueño Antonio García Maldonado ha pasado el último año en Bariloche (Argentina), impartiendo clases en la Universidad y ejerciendo el oficio editorial por cuenta ajena. De pronto, una herencia y las posibilidades abiertas le permitieron abrazar el sueño de fundar su propia editorial. Dicho y hecho: el sueño se llama Alfama y el punto de partida, Málaga.

De acuerdo: Andalucía es la patria de la Generación del 27 y Málaga acunó revistas como Caracola y Litoral. Pero la edición ha representado una quimera platónica desde Fuenteovejuna hasta Mijas: mientras los sellos españoles más influyentes y prestigiosos siguen siendo los catalanes que comenzaron su labor en los años 60 y 70 (como Anagrama, Seix Barral y Lumen, con excepciones puntuales como Alfaguara) y los que han venido después, con el ejemplo magistral de El Acantilado, lo de publicar un libro en Andalucía ha dependido, en grandísima parte, de las administraciones públicas. Alfama, con sede en Coín, pretende romper definitivamente la concentración editorial del mapa y abrir un cauce nuevo a este lado.

La premisa de la propuesta es clara, y García Maldonado insiste: la excelencia. "Sorprende la cantidad de obras fundamentales para comprender la Historia reciente que no han sido publicadas en España", apunta. Una buena parte del catálogo estará dedicada a "testimonios históricos de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría", verdadera pasión del editor. El próximo febrero aparecerán los dos primeros libros de Alfama: el Diario íntimo del ensayista francés Benjamin Constant y la Memoria sobre los judíos del Príncipe de Ligne; ésta, pionera del sionismo y de la consideración de la delimitación de un Estado judío, es un comentario a la entrada Judíos del Diccionario filosófico de Voltaire, que se incluye en esta edición y en la que el ilustrado anticipó algunos de los argumentos defendidos por el antisemitismo hasta el Holocausto.

Ambas obras forman parte de la colección Biblioteca del sosiego, una de las cuatro que, por el momento, Alfama pone en marcha con distribución nacional y la perspectiva de acceder al mercado latinoamericano desde Argentina y México. En esta sección , dedicada a ensayos personales y diarios, se lanzarán El viaje intelectual de Paul Grossac, Escritos sobre ocultismo y masonería de Fernando Pessoa, Enciclopedia de Borges de Marcela Croce y Gastón Gallo, La mirada de Borges de Solange Fernández Ordóñez, las crónicas París bombardeado y Madrid sentimental (cuya última edición, de 1921, encontró García Maldonado en Bariloche) de Azorín, Contra la literatura del malagueño Manuel Arias Maldonado y Viaje por el Atlas marroquí del también malagueño Pedro Delgado.

En la colección Sputnik, dedicada de manera concreta a los testimonios históricos del siglo XX, se encuentran algunos de los hallazgos más valiosos de Alfama: el diplomático británico Sir Nevile Henderson publicó El fracaso de una misión. Berlín, 1937-1939 nada menos que en Penguin en 1940. El embajador glosaba su admiración por el sistema nazi alemán, la limpieza de sus campos de trabajo, el porte de Hitler y el brío en la caza de Goebbels; incluso apuntaba el avance que supondría para Inglaterra imitar y aplicar los fundamentos del nacionalsocialismo. Penguin publicó el libro en Londres, cuando Inglaterra se desangraba en la guerra contra Alemania, y nunca jamás se volvió a saber de esta obra (Henderson murió en 1942, sin conocer el desenlace de la contienda), hasta que García Maldonado se hizo con sus derechos. Otros textos al amparo de esta colección son Testigo en Berlín. Crónica de un diplomático americano de la revolución en Alemania del Este, de Jonathan Greenwald; los Diarios del dramaturgo alemán Einar Scheleef, en tres volúmenes; Cruzar el río. Memoria de la izquierda americana, la Guerra Fría y la vida en Alemania del Este, de Victor Grossman, traducido por el redactor de Málaga hoy José Luis García Gómez; y Quiero libertad, memorias de la que fue representante española en la Sociedad de Naciones Isabel Oyarzábal de Palencia.

La colección Ficciones, dedicada a la novela, presentará obras de León Bloy, Giovanni Verga, Ronald Firbank y el citado Pedro Delgado. Y Contraplano reunirá escritos sobre cine. Una odisea, en fin, abierta también a autores actuales y por descubrir ("queremos publicar a los clásicos del mañana", subraya García Maldonado) para hacer de Málaga territorio de la edición.

Etiquetas

más noticias de OCIO Y CULTURA Ir a la sección Ocio y Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios