Banderas despide a su padre en una ceremonia íntima en Marbella

  • El actor malagueño acompañó a su madre a la ceremonia religiosa en el cementerio Virgen del Carmen, con su esposa Melanie Griffith y su hija Stella del Carmen

Comentarios 0

El actor malagueño Antonio Banderas se enfrentó ayer a uno de los momentos más duros de su vida cuando tuvo que despedirse de su padre, José Domínguez Prieto, que falleció la tarde del sábado a los 87 años de edad.

Durante toda la jornada, los restos mortales fueron velados en la más estricta intimidad en La Gaviota, la casa que posee Banderas desde hace más de una década en la urbanización Los Monteros. Domínguez, que se jubiló como subcomisario de la Policía Nacional, ha pasado los últimos meses de su vida en la residencia marbellí de su hijo, donde ha recibido tratamiento y cuidados médicos por estar aquejado de alzheimer.

Sobre las nueve menos cuarto de la noche, la esposa del artista, Melanie Griffith, y la hija que ambos tienen en común, Stella del Carmen, llegaron al domicilio tras aterrizar en el aeropuerto de Málaga de un vuelo procedente de Estados Unidos.

Apenas media hora después, toda la familia, repartida en varios coches, abandonaba La Gaviota para acompañar al féretro hasta el cementerio Virgen del Carmen de Marbella, donde se dijo un breve responso de diez minutos por el alma de José Domínguez. Posteriormente, los restos mortales fueron incinerados.

A pesar de que estaba atravesando unos momentos difíciles, Antonio Banderas volvió a dar muestras de su trato cordial con la prensa, permitiendo que los reporteros gráficos pudiesen tomar instantáneas en la pequeña capilla del camposanto mientras duró el oficio de despedida de su padre.

Al término de la ceremonia, el actor español más internacional y su esposa atendieron a todos los familiares y amigos que se acercaron para darles el pésame. A pocos metros, la viuda, Ana Banderas, era consolada por su nieta Stella en el interior de un coche. La madre del también director de cine siempre ha destacado por su simpatía con los medios de comunicación, que la han convertido en una dicharachera portavoz que suele dar cuenta de las andanzas de su hijo en Hollywood. Sin embargo, anoche se le veía realmente afectada por la pérdida y apenas lograba mantenerse en pie.

Dada la proyección de este artista malagueño y su larga relación con Marbella, el Ayuntamiento quiso mostrarle sus condolencias a través de la alcaldesa en funciones, María Francisca Caracuel, que se desplazó al cementerio acompañada de otros concejales. También se acercó para saludarlo el ex consejero de Turismo de la Junta de Andalucía, Paulino Plata.

Durante la tarde, Banderas recibió en casa los abrazos de otros amigos de su juventud, como el músico malagueño Antonio Meliveo, que compuso la banda sonora de El camino de los ingleses.

Desde que dio el salto al estrellato, el protagonista de Desperado siempre se ha mostrado muy vinculado a sus padres, que no dudaron en acompañarlo en todos los homenajes que su ciudad natal le ha rendido hasta el momento.

Etiquetas

más noticias de OCIO Y CULTURA Ir a la sección Ocio y Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios