España y Siria sellan su amistad en la Alhambra

  • La Reina y la primera dama siria, Asma Al-Assad, conmemoran en Granada la elección de Damasco como capital cultural del mundo árabe en el año 2008

Comentarios 2

España y Siria dieron ayer un paso más en su acercamiento cultural con la visita que realizaron la reina Sofía y la primera dama siria, Asma Al-Assad, a la Alhambra como un modo de conmemorar la elección de Damasco como capital cultural árabe durante el año 2008. Doña Sofía y la Asma Al-Assad asistieron a un concierto privado en la Sala de Embajadores, junto al Patio de los Arrayanes, acompañadas tan sólo de medio centenar de invitados.

Damasco ha querido que este año, en que se ha convertido en Capital de la Cultura Árabe 2008, Granada se convirtiera en su "ciudad hermana" para la celebración de los diferentes actos que están previstos para todo el año. El esplendor andalusí, tan ligado a la capital siria, no pasó por alto para los representantes del país árabe a la hora de preparar eventos culturales. El de Granada fue íntimo, pero significativo.

Doña Sofía y Asma Al-Assad llegaron a la Alhambra pasadas las cinco y media de la tarde. Después de posar ante más de medio de centenar de fotógrafos tanto españoles como sirios, las dos dignatarias recorrieron el Mexuar, el Patio de los Arrayanes, el Patio de los Leones, que se encuentra en proceso de restauración, y las habitaciones donde se alojara Washington Irving en el siglo XIX para, posteriormente, asistir a un concierto en el que intervinieron la cantante siria Waed Bu Hassun (voz y laúd) acompañada por el grupo español Piñama (integrado por guitarra, cajón y voz flamenca). En un concierto que duró exactamente cuarenta minutos, interpretaron poemas de Walada y de Ibn Zaydún, además de poemas del sufí andalusí Ibn Arabi, cuya tumba se encuentra en el Valle de Casiun, en Siria. Era la primera vez que se celebraba un concierto en esa sala de la Alhambra. La jornada contó con multitud de anécdotas. La primera de ellas la protagonizó Asma Al-Assad por la mañana cuando, discretamente, acompañada de sus dos hijos pequeños, visitó la Alhambra mezclada con los turistas. Y hasta tal punto fue natural la visita que la primera dama siria y sus hijos terminaron comiéndose unos bocadillos en el Patio del Aljibe.

Previamente, Asma Al-Assad visitó, también de incógnito y con ropa informal, el Parque de las Ciencias junto a sus hijos. En su visita al museo, en la que estuvo acompañada por el director del Parque, Ernesto Páramo, mostró su entusiasmo por el carácter interactivo del centro y planteó la posible colaboración para un museo interactivo en Damasco.

La visita se extendió a lo largo de más de tres horas y en ella, la primera dama siria definió al museo como un "lugar maravilloso, una experiencia enriquecedora" en la que dijo haber aprendido "ciencia, historia y astronomía". También felicitó al equipo por el proyecto y deseó "lo mejor" para inauguración de las nuevas instalaciones del Parque el próximo verano. El acto de la tarde, pese a tener la condición de privado, fue absolutamente protocolario. Casi una decena de periodistas sirios de prensa y televisión se habían desplazado a Granada para cubrir el evento. Todos ellos destacaron los lazos que la ciudad tuvo en el pasado con Siria y los lazos "espirituales" que hoy existen entre España y el país árabe.

La secretaria general de Damasco, Capital de la Cultura Árabe 2008, Hannan Qassab, resaltó la "visión andaluza" de Damasco y la "amistad" que une a España y Siria, algo que, según explicó, demostraba el hecho de que el acto de Granada estuviera presidido por las dos primeras damas de ambos países. El concierto fue, además, grabado por Efe Televisión para ser emitido ayer noche en diferentes cadenas televisivias de todo el mundo árabe.

En el anecdotario de la visita, destacó el comentario que Asma Al-Assad le hizo a la reina Sofía sobre su peinado. "¿Te has peinado así aposta para que coincida con el atardecer de Granada?", le dijo admirada. La primera dama siria también se quedó sorprendida de la belleza de la puesta de sol sobre Sierra Nevada cuando la vio desde el Peinador de la Reina. La Reina, a su vez, bromeó con los responsables de la Alhambra cuando vio desde el recinto monumental el Mirador de San Nicolás atiborrado de gente a lo lejos: "¿También son periodistas?", preguntó sorprendida por la gran cantidad de visitantes.

Los responsables de la Alhambra regalaron a ambas dignatarias sendos ramos de violetas cultivadas por los jardineros del recinto, un libro de fotos de Jean Laurent y un pañuelo. Tras el concierto, en el que estuvieron como invitados el embajador de Siria en Madrid, la consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Rosa Torres, algunos representantes municipales y el director del Festival de Música y Danza, Enrique Gámez, hubo una recepción en la que se sirvió un menú vegetariano y con muchos guiños a la gastronomía andalusí y árabe.

En un comunicado, la Embajada de Damasco en Madrid señalaba que "esta ocasión es una oportunidad para la continuación cultural que ha ayudado a crear una hermandad entre ambos pueblos". "Considerando que la experiencia sirio-española es un modelo distinguido en este tipo de relaciones", añadía, "este evento en Granada es un paso que pretende expresar que, con Damasco Capital de la Cultura Árabe 2008, la participación árabe se ha renovado en el panorama cultural mundial, y también pretende demostrar la relación que une a Siria con los pueblos del mundo y su importante papel en el diálogo de civilizaciones". Ayer, por unas horas, Granada no fue sino la capital de Siria, la hermana de Damasco.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios