José Antonio y el Che Guevara ingresan en el club de Ingres

  • La colección editada por el Instituto Municipal del Libro y dirigida por Rafael Inglada también recupera textos de Lorenzo de Medici, María Estuardo y Manolo Hugué

"La colección es extravagante" y esta nueva serie es "la que más brilla y sorprende", avisa Alfredo Taján sobre El violín de Ingres y la nueva remesa de poemarios que ayer presentó el Instituto Municipal del Libro (IML) que dirige el escritor. Los nuevos integrantes del club que regenta el poeta Rafael Inglada son el ideólogo fascista José Antonio Primo de Rivera, el revolucionario Ernesto Che Guevara, la reina María Estuardo, el mecenas renacentista Lorenzo de Medici y el escultor Manolo Hugué.

Taján describe el espíritu de la colección El violín de Ingres como una suerte de "transitar por los bordes", algo que los nuevos cinco volúmenes han afianzado, ya que dice el director del IML que han "tensado la cuerda".

El violín de Ingres ha tenido hasta la fecha nueve números publicados, rescatándose en ellos a figuras como Marilyn Monroe, Alcalá-Zamora, Enrique VIII, Santiago Ramón y Cajal, Luis Buñuel, Santa Teresa de Lisieux, Abraham Lincoln o la emperatriz Sissi, que demuestran en sus versos muchas de las claves íntimas de su personalidad, así como reflexiones sobre la época que les tocó vivir.

De José Antonio Primo de Rivera (1903-1936) se publica 13 poemas, cuyaedición corre a cargo de Rafael Inglada y cuenta con un prólogo del siempre polémico Aquilino Duque. "Tenía una vertiente poética", dice Taján del que fuera fundador de la Falange, algo que reafirman estos sonetos de amor.

Una "poesía llena de sorpresas, épica y amor" es lo que contiene Poemas del amor y de la revolución, de Ernesto Che Guevara (1928-1967), en edición de Andrés Sorel. En estas páginas se muestra su lado más "mujeriego" y "algún guiño político", comenta el director del IML.

Las páginas más apasionadas son las de María Estuardo (1542-1587) en Sonetos a Lord Bothwell, de cuya edición se ha ocupado Luis Alberto de Cuenca, con prólogo de Alfredo Taján, quien afirma con bastante sentido del humor que con estos versos se demuestra que "perdió la cabeza antes de que se la cortaran".

Unos sencillos Sonetos, en edición de Ana Rosetti, es la obra de Lorenzo de Medici, el que fuera mecenas de Miguel Ángel y Boticelli, banquero y figura clave del Renacimiento. También vinculado al arte, pero de las vanguardias del siglo XX, es el escultor Manolo Hugué (1872-1945), de quien se podrá descubrir su Espitafio para un radioescucha y otros poemas, en edición de José Corredor-Matheos.

Esta colección de formato 24,5 x 16,5 cm, es en sí una rareza bibliográfica, con sólo 500 ejemplares la tirada de cada número. Está diseñada a la manera de las ediciones clásicas malagueñas, que tienen su origen en las publicaciones que, a partir de los años 20, vieron la luz en las prensas de la imprenta Sur, dirigidas por Manuel Altolaguirre y Emilio Prados. Se mantiene la elegancia de los caracteres y moldes a imitación de éstos de la época, con un sobrio diseño a dos tintas, diferentes en cada número.

El cuidado de esta edición se ve reflejado incluso en la fajilla que abraza a los números de cada entrega, ilustrados con una opinión sobre la misma, frases breves y elogiosas escritas expresamente por autores de la talla de Pablo García Baena o de Ian Gibson.

El violín de Ingres fue creado y está dirigido por Rafael Inglada, poeta y editor, quien ha puesto su experiencia en el campo de las pequeñas ediciones poéticas, llevadas por él desde la imprenta Sur hace ahora veinte años.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios