"Con Manolo Vargas se cierra el ciclo de la escuela cantaora de Cádiz"

  • Manuel Martín pronuncia una conferencia y ponen una placa en la casa donde nació

"¡Manolo dile a omaíta que me planche la camisa que ahora mismo subo pa' rriba!", la proclama descarnada del nonagenario Chano Vargas emocionó a los amigos que se congregaron en el portal número 11 de la calle Libertad. Hubo lágrimas y sonrisas y es que familia, conocidos y aficionados al flamenco acudieron al descubrimiento de la placa homenaje al cantaor gaditano Manolo Vargas en la casa donde vivió.

Este acto, que tuvo lugar al mediodía de ayer, fue organizado por la peña flamenca Enrique El Mellizo como parte del programa de su Aula de Cultura que finalizó anoche con una conferencia del flamencólogo Manuel Martín Martín, que también dijo unas palabras en la cita matutina.

Martín pronunció un discurso tan sentido y emocionante que llegó al corazón de espectadores como el diseñador Toni Benítez que se fue "con la sensación de haber conocido a Manolo Vargas". El hermano, las hijas y los nietos del gaditano agradecieron este gesto de cariño en el centenario del nacimiento del artista.

Ya llegada la noche, la comitiva se desplazó al Palacio Provincial donde el Premio Nacional de Flamencología desgranó el carácter cantaor de Vargas "cante por cante y disco a disco", anunció. Martín analizó la obra completa de Manolo Vargas para terminar afirmando que "con él se cierra el ciclo de la escuela cantaora de Cádiz". "Antes de Manolo Vargas se cantaba de otra manera por Cádiz y él contribuye a ultimar el ciclo de estética de Cádiz que se fue formando durante los siglos anteriores", explicó.

El conferenciante destacó tres aportaciones principales del cantaor al flamenco gaditano: "Primero, su gran capacidad de afinación que rara vez se encontró en cantaores anteriores, segundo, una especial acentuación rítmica en los cantes esencial para esa escuela de Cádiz y que también encontramos en el baile de Pablito, y tercero, un extraordinario manejo del compás y una manera pastueña de decir el cante".

En su exposición, Martín Martín sacó a la luz "varios datos novedosos" sobre la obra del gaditano. Así, reveló que quien le entregó el premio del Concurso de cante por Alegrías que lo catapultó a la fama "fue la artista Paquita Rico, y eso hay muy poca gente que lo sabe", comentó. El crítico también desmontó "rumores y mentiras" que se cuentan de Manolo Vargas. "Hay quien dice que él cantaba en su juventud en Cádiz para ganar dinero. Eso es mentira. Manolo Vargas no fue profesional hasta después del 52", defendió el flamencólogo que deleitó al público con algunas rarezas como un disco de Vargas que encontró en México.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios