El trasmallo

Mentiras a plazo fijo

Acabo de descubrir que ha comenzado la mal llamada pre-campaña electoral. Un horror. Básicamente es un periodo en que los partidos invierten no se sabe cuántos euros -que ya luego nos quitarán de los bolsillos vía indultos de las cajas de ahorro- para que sus candidatos emulen a Jesús de Nazaret en la multiplicación de los panes y los peces. Pero de palabra. Van a hacer más carreteras, nos van a bajar los impuestos, garantizan que mejorará la educación que nos avergüenza en medio planeta y que habrá más pistas polideportivas. Ja. Todos ellos, rodeados de trincadores que van pensando todo el tiempo "Juan, por tu madre, gana otra vez las elecciones que me comprao un cochecito y no sé cómo lo iba a pagar". Y después de marzo los mesías desaparecen como por arte de magia, se atrincheran en sus despachos y si te vi, no me acuerdo. Lo peor es la pila de árboles que han talado para remitirnos sus mentiras.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios