Neilson Gallery lleva el arte más actual a 'La Gorda te da de comer'

  • Los galeristas de Grazalema diseñan el programa expositivo del nuevo local de los hosteleros Antonio García y José Molina, que abre esta noche en la calle Rosario

Arte y gastronomía para todos los públicos, sobre todo los más exigentes. Con este menú se inaugura esta noche en la calle Rosario -en el local que ocupaba el restaurante Ave Gades y antaño el bar Pescador- la nueva sede de La Gorda te da de comer, que incluirá una sala de exposiciones temporales en su primera planta. Los responsables de esta popular casa de comidas, Antonio García Quintana y José Molina, apuestan fuerte por el arte en su segunda aventura hostelera en la capital y para ello han cedido el diseño de la programación expositiva a los galeristas de Grazalema Jack Neilson y Maru Redondo.

Con la marca de calidad que aporta la Neilson Gallery -un espacio de creación que desde el corazón de la sierra de Cádiz promueve acciones culturales y exposiciones en puntos tan distantes como Andalucía, Japón y México-, La Gorda te da de comer aspira a ser un punto de referencia en el debate plástico y visual más contemporáneo. Cada mes y medio, la Neilson Gallery estrenará en el comedor de no fumadores una muestra de creadores emergentes y de prestigio, muchos de ellos firmas habituales de su catálogo, como la extremeña María José Gallardo (Villafranca de los Barros, Badajoz, 1978), con quien arranca la experiencia.

De Gallardo, licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla, ciudad en la que reside y donde defendió su propio espacio plástico, SaladeStar, se mostrará una selección de cuadros perteneciente a la serie Empieza a escribir tu nombre en diamantes. "En estas obras, María José combina su atracción por el Barroco con ideas feministas, sueños de infancia y materiales reciclados de costureros y mercadillos. Se trata de una visión crítica, no exenta de glamour, de los roles femeninos, la publicidad y el consumo", explica Maru Redondo. La idea de este trabajo nació de una antigua revista de Labores donde se animaba a las lectoras a participar en un concurso bordando las iniciales de su nombre. "Al mejor trabajo se le regalaba una joya con su nombre en diamantes, motivo de una de las piezas más potentes".

La coartífice de la Neilson Gallery está muy ilusionada con este proyecto. "Nos apasiona colaborar con asociaciones y colectivos que dinamizan y popularizan el hecho estético. Antonio y José son dos grandes restauradores sensibles al arte. Su primer local, tan popular, está decorado por Fernando Batista, que ha organizado allí exposiciones con firmas gaditanas. En este segundo negocio, seguirán ofreciendo la planta baja como plataforma de artistas locales", continúa Maru Redondo, que prepara en paralelo el desembarco de la Neilson en la feria de arte de México y la nueva temporada de su sede de Grazalema, que se reabre en abril.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios